Revista
Latinoamericana de
Recreación

ISSN: 2027-7385
Indíce
Suscripción
Comité Editorial
Cartas al Director
................................................
» Ediciones Anteriores
................................................
Instrucciones a los autores
Convocatoria
...............................................
ESTRUCTURA DE LA RECREACION: TIEMPO Y ESPACIO
.............................................................................................
English Spain

Iniciar Sesión
Usuario:
Contraseña:
 Recordarme
 

Resumen:
ESe presenta una propuesta metodológica para abordar el tema de la recreación, desde un punto de vista ambiental para definir la Calidad de vida del ser humano, manteniendo un vínculo con el desarrollo del medio ambiente cultural –el hombre– y el medio ambiente natural –el medio–.La recreación es un campo de conocimiento que pretende entender la composición integral del hombre en su ser físico, mental, y espiritual, siendo su característica primordial el poder disfrutar de un momento único, especial: el de ser transformado en una nueva criatura (EL HOMBRE NUEVO). Las diferentes formas de recreación en las cuales el género y las edades se aglutinan y se separan, precisan de un ESPACIO formal e informal, donde se manifiesten la espontaneidad, la práctica individual y colectiva, y de un TIEMPO –finito e infinito–, donde se alcancen niveles insospechados de brillantez y gozo; es el tiempo de la alegría mostrada a través de las imágenes más extraordinarias que el ser humano tiene: la sonrisa y la risa en su más sano esplendor. Así, la recreación se convierte, a través de su práctica en una actividad que hace posible un cambio en la estructura física, mental y espiritual del hombre.

Palabras Clave:

Recreación, Calidad de vida, Espacio y Tiempo para la Recreación.

Abstract:

A methodological proposal is presented to address the topic of recreation , from an environmental point of
view to define the quality of human life , maintaining a link with the development of the cultural environment - man - and - the natural environment middle .La recreation is a field of knowledge that seeks to understand the integral composition of man in his physical , mental, and spiritual being , and its main characteristic being able to enjoy a unique moment , especially that of being transformed into a new creature ( NEW MAN ) . Different forms of recreation in which gender and ages coalesce and separate, require a formal and informal SPACE , where spontaneity manifest , individual and collective practice , and a TIME - finite and infinite - where new levels of brilliance and joy are met ; is the time of joy shown by the most extraordinary images that humans have: the smile and laughter in its healthiest best. So, recreation
becomes , through their practice in an activity that makes possible a change in the physical, mental and spiritual structure of man.

DATOS BIOGRAFICOS


Universidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco (UAM-A). México,

Referencias bibliográficas
García Ramos, D. Iniciación al urbanismo, Real ordenanza de FelipeII, México: UNAM, 1961.
LOTHE, Henri. Hacia el descubrimiento de los frescos del Tasili. La pintura prehistórica del Sahara.
Barcelona: Ediciones Destino,1975.
Marx, C.A. y Engels, F. Manifiesto del Partido Comunista. México: Editorial Progreso, 1990.
ONU. Declaración Universal de los derechos del Hombre, 1948. México [Internet], Disponible
desde:
[Consultado el 4 de febrero de 2009].
Pinto, L. Mirtes Santos de Magalhaes. El Ocio en la Red Latinoamericana de acción integrada con el
deporte y la educación. En: PINTO, Leila Mirtes Santos de Magalhaes et al (Org.). Red
Latinoamericana de acción integrada con el deporte y la educación. Brasilia/DF: Editora y
Gráfica Supernova, 2011. p. 31-43.
RODRÍGUEZ, Humberto. El hombre y la Recreación. México: Universidad Autónoma
Metropolitana-Azcapotzalco, 1984.
RODRÍGUEZ, H. y SANDOVAL, M. de L. Recreación: un caso de estudio: La Ciudad de México, 1930-
1969. México: Universidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco, 2002.
Santa Biblia Revisión (Reina–Valera1960), 2003. Brasil: Sociedades bíblicas unidas.

Referencias bibliográficas

Anderson, D., & Fulton, D. (2008). Experience Preferences as Mediators of the Wildlife Related Recreation Participation: Place Attachment Relationship. Human Dimensions of Wildlife, 73-88.
Bravo, C. (2010). Hacia un Narrativa de la Naturaleza: La Psicología ante el reto Sustentable. Polis.
Cordell, H. K., & Super, R. G. (2000). Trends in American´s Outdoor Recreation. En C. W. Gartner, & W. D. Lime, Trends in Outdoor Recreation, Leisure and Tourism (págs. 75-90). London: CABI Publishing.
Csikszentmihalyi, M. (1997). Fluir: Una Psicología de la Felicidad. Barcelona: Kairos.
Cuenca, M. (2003). Ocio Humanista. Bilbao: Universidad de Deusto.
Cuenca, M. (2004). Pedagogía del Ocio: Modelos y propuestas. Documentos de Estudios de Ocio. Bilbao: Universidad de Deusto.
Cuenca, M. (2006). Aproximación multidisciplinar a los estudios de ocio. Bilbao: Universidad de Deusto.
Cuenca, M. (2010). La apropiación espacial del ocio, una mirada desde el siglo XXI. En I. Lazcano, & J. Doistua, Espacio y experiencia de ocio: consolidación, transformación y virtualidad (págs. 15-54). Bilbao: Universidad de Deusto.
Driver, B., Brown, P., & Peterson, G. (1991). Benefits of leisure. Pennsylvania: Venture Publishing.
Driver, B., Douglass, W. R., & Loomis, B. J. (1999). Outdoor Recreation and Wilderness in America: Benefits and History. En H. K. Cordell, Outdoor Recreation in American Life: A National Assessment of Demand ans Supply Trends (págs. 1-29). Champaign: Sagamore.
Driver, B., Dustin, D., Baltic, T., Elsner, G., & Peterson, G. (1999). Nature and The Human Spirit. Palo Alto: Venture Publishing.
Driver, B., Manfredo, M., & Tarrant, M. (1996). Meisuring Leisure Motivation: A Meta.Analysis of the Recreation Experience Preference Scale. Journal of Leisure Research, 182-213.
Dumazedier, J. (1964). Hacia una civilización del ocio. Barcelona: Estela.
Eisenhauer, B., Krannich, R., & Blahna, D. (2000). Attachments to Special Places on Public Lands : An. Society & Natural Resources, 421-441.
Elizalde, R., Leiva, R., & Ried, A. (2010). La Recreación en Chile, Una Mirada desde la Actualidad y la Precariedad. En R. Elizalde, & C. Lucas, Lazer y Ocio en Latinoamérica.
Elzo, J., & Silvestre, M. (2010). Un individualismo placentero y protegido. Cuarta Encuesta Europea de Valores en su aplicación a España. Bilbao: Universidad de Deusto.
Gomes, C., & Elizalde, R. (2012). Horizontes Latinoamericanos del ocio. Belo Horizonte: UFGM.
Goytia, A. (2006). Modelo para el análisis de turistas en función de la experiencia de ocio. Bilbao: Universidad de Deusto.
Goytia, A. (2008). Ocio y Calidad de Vida. Agathos, 4-13.
Griffits, J. (2002). The Varieties of Nature Experience. Worldviews, 253-275.
Heintzman, P. (2010). Nature-Based Recreation and Spirituality: A Complex Relationship. Leisure Sciences, 73-89.
Henderson, K., Presley, J., & Bialeschki, M. D. (2004). Theory in Recreation and Leisure Research: Reflections from the Editors. Leisure Science, 411-425.
Ibrahim, H., & Cordes, K. (1993). Outdoor Recreation. Dubuque: WCB Brown & Benchmark.
Instituto de la Felicidad Coca Cola. (2012). Barometro de la felicidad. Santiago: Instituto de la felicidad Coca Cola/Instituto de Sociologia Pontificia Universidad Católica de Chile.
Iso-Ahola, S. (1980). The social psychology of leisure and recreation. Dubuque: W.C. Brown.
Kaplan, S., & Kaplan, R. (1989). The Experience of Nature. New York: Cambridge University.
López Quintás, A. (1998). Estética de la Creatividad. Madrid: Rialp.
Louv, R. (2005). Last Child in the Woods. Londres: Atlantic.
Manell, R., & Kleiber, D. (1997). A Social Psichology of Leisure. Ontario: Venture.
Manning, R. (1999). Studies in Outdoor Recreation. Oregon: Oregon State University.
Max Neef, M., Elizalde, A., & Hopenhayn, M. (1986). Desarrollo a Escala Humana. Santiago: CEPAUR.
Millennium Ecosystem Assessment. (2005). Ecosystems and Human Well-being. Washington.: Island Press.
Monteagudo, M. J. (2004). Los beneficios del ocio ¿qué son y para qué sirven? ADOZ, 63-72.
Naciones Unidas. (09 de Noviembre de 2010). Naciones Unidas. Recuperado el 09 de Noviembre de 2010, de Naciones Unidas: http://157.150.195.10/es/documents/udhr/
Neulinger, J. (1974). The Psycholgy of Leisure. Springfield, Illinois: Charles C. Thomas.
Patterson, M., Watson, A., Williams, D., & Roggenbuck, J. (1998). An Hermeneutic approach to Studying the Nature of Wilderness Experience. Journal of Leisure Research, 423-452.
Pigram, J., & Jenkins, J. (1999). Outdoor Recreation Managment. New York: Routledge.
PNUD, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. (2012). Desarrollo Humano en Chile. Bienestar subjetivo: el desafío de repensar el desarrollo. Santiago: Porgrama de las Naciones Unidas para el Desarrollo.
Quinlan Cutler, S., & Carmichael, B. (2010). The Dimension of the Tourist Experience. En M. Morgan, P. Lugosi, & B. Ritchie, The Tourism an Leisure Experience (págs. 3-26). Bristol: Channel View Publications.
Ried, A. (2012). El ocio al aire libre en contacto con la naturaleza: significados y vínculos con los lugares y la naturaleza. Bilbao: Universidad de Deusto.
Schroeder, H. (1999). Psyche, Nature and Mystery. En B. Driver, D. Dustin, T. Baltic, G. Elsner, & G. Peterson, Nature and The Human Spirit (págs. 81-94). Pennsylvania: Venture Publishing.
Setién, M. L. (2006). Sociología del Ocio. En M. C. Cabezas, Aproximación Multidisciplinar a los Estudios de Ocio (págs. 201-216). Bilbao: Universidad de Deusto.
Sue, R. (1980). El Ocio. México: Fondo de Cultura Económica.
Sugerman, D. (2003). Motivation for older adults to participed in outdoors programs. the journal of experiental education, 346.
Tarrant, A. M., Bright, D. A., Smith, E., & Cordell, H. K. (1999). Motivations, Attitudes, Preferences, and Satisfactions among outdoor recreationist. En H. K. Cordell, Outdoor Recreation in American Life (págs. 404-431). Champaign: Sagamore Publishing.
Tinsley, H. (2004). Los Beneficios del Ocio. ADOZ, 55-62.
Torralba, F. (2010). Inteligencia espiritual. Barcelona: Plataforma editorial. Barcelona: Plataforma editorial.
Tuan, Y.-F. (1977). Space and Place. London: Arnold.


Desarrollo.


Es indudable que la recreación y su estudio, planeación, diseño y desarrollo es un campo de conocimiento que aborda tanto la evolución del ser humano en su composición integral: el ser físico, el ser mental, y el ser espiritual, así como la característica mayúscula del hecho de poder disfrutar de ese momento único, especial: el de ser transformado en una nueva criatura (el hombre nuevo) en un Espacio y durante un Tiempo determinado.


Como resultado de las bondades que de esta particular esencia manifiesta como, la espontaneidad, la práctica individual y colectiva, el uso del espacio formal e informal, y su ejercicio en las diferentes formas de recreación, en lo cual los géneros y las edades se aglutinan y se separan y donde el tiempo libre –que en su uso adquiere niveles insospechados de brillantez y gozo–, se convierte en el tiempo –finito e infinito– de la alegría mostrada a través de las imágenes más extraordinarias que el ser humano tiene: la sonrisa y la risa en su más sano esplendor.


Leila Pinto (2011) comenta la esencia del ocio, que es una variable consustancial a la recreación1:
:
El ocio puede tener significados diferentes de acuerdo con el contexto donde acontece, pero en su esencia, mantiene siempre algún tipo de relación con la vivencia de actividades culturales en el tiempo/espacio de libre elección de los sujetos, cuyas actitudes son marcadas por el sentido de libertad y satisfacción en el momento vivido (Pinto 2011, p. 33).


Sin embargo, es evidente, y así debemos comprenderlo; que esta condición de privilegio del hombre no sale a flote durante el tiempo dedicado al trabajo remunerativo del tiempo del negocio, esto es, el dedicado a los bienes materiales cuyo carácter principal y desarrollo es una contraposición al tiempo del ocio.


Durante el tiempo libre, consagrado a aquellas ocupaciones en las que el hombre, cualquiera que sea su edad o sexo, condición económica, credo o raza, es cuando se desarrolla con libertad, lleno de dignidad y alegría, alcanzando así la plenitud. Esta búsqueda incesante, extraordinaria, ideal de conseguir ser un individuo digno; un hombre nuevo, obliga a detenerse y hacer una introspección acerca de cuál es el horizonte científico, cultural, físico, social y ecológico del mismo no debemos desconocer, cerrar el entendimiento o simplemente ignora la importancia trascendental, que es el desenvolvimiento del ser (Rodríguez, 2002: 20).

1 La Recreación es asociada con los conceptos de Ocio, Lúdico, Entretenimiento, Placer. La discusión de su significado constituye un campo de investigación, debido a las diferentes acepciones que se tienen en las distintas culturas como Leisure (en inglés), o Lazer (en portugués).Sandoval Martiñón M. L. Estructura de la Recreacion: Tiempo y Espacio 8


La recreación es una actividad sustantiva, cuya relevancia queda comprendida en el articulado de la Declaración universal de los derechos humanos (ONU, 1948): “Toda persona tiene derecho al descanso, al disfrute del tiempo libre, a una limitación razonable de la duración del trabajo y a vacaciones periódicas pagadas.” (Artículo 24), y en que “Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten” (Artículo 27)


Con esta declaración se manifiesta de hecho: el derecho a la libertad, a la felicidad, el derecho a la recreación. La recreación se convierte, a través de su práctica en una actividad, la única, que hace posible un cambio en la estructura física, mental y espiritual del hombre.

En contraste con esta generosidad de la actividad recreativa, el compromiso institucional en los diferentes niveles de toma de decisión de los organismos responsables de la organización, planeación y desarrollo de la misma, en nuestro país, muestra con suma frecuencia un desinterés por entender qué es la recreación y el universo de beneficios y bondades que conlleva para el ser humano.


Así se le asignan escasos recursos económicos, y espaciales, que contrastan significativamente con los que se dedican a otras actividades, supuestamente de mayor importancia, lo que se ve reflejado en una dotación mínima del espacio recreativo y en un contenido proyectual ajeno, en la mayoría de los casos a satisfacer necesidades reales conforme a la edad y género del usuario así como por su conformación física y mental biotipológica.


Calidad de vida y recreación.

El ser humano desde sus orígenes ha tenido como propósito allegarse tiempos, situaciones y condiciones que le conformen un estilo de vida que le satisfaga, que le llene, que le conforte tanto en lo individual como en su participación dentro de una colectividad, que acerque a su caminar cotidiano la alegría de y por vivir.


Baste con observar la presencia del hombre en diferentes momentos de la historia de la humanidad para comprender la multitud de formas de expresión excelsas de calidad de vida.

Desde el hombre de las cavernas, quien a través de la pintura rupestre dejó plasmado para su propio goce (autor-actor) y de quienes con el tiempo hemos formado un ejército de receptores (observadores), tal y como lo anota Henri Lothe en su libro Hacia el descubrimiento de los frescos del Tasili, quien comenta acerca de la pintura prehistórica del Sahara lo siguiente:


“Parece improbable que una cosa tan original, tan extraña, tan mágica, exponente de un progreso intelectual como el arte, se originase en cualquier otra esfera que no fuese la de una revolución moral; el arte esquemático, estilizado que surge de la Sandoval Martiñón M. L. Estructura de la Recreacion: Tiempo y Espacio 9pintura naturalista del paleolítico, también se utilizaba como magia (…) y el arte todavía es magia o no es nada, puesto que nos transforma al revelarnos el espíritu del artista; (…) a los hombres se les representaba saltando, brincando, como bailarines de ballet, corriendo, bailando. (LOTHE, 1975)


Estos son los antecedentes en el principio de los tiempos de las Formas de recreación del hombre, el cómo el hombre primitivo, de un supuesto nivel intelectual bajo, pese a su espíritu rudo, pudo realizar obras de tanta belleza, y de qué otra manera podemos entender lo que presentan y representan los gráficos contenidos en Cogul, en Altamira, en Tanganica, en donde el tiempo libre del hombre primitivo, el tiempo de ocio, se desarrolla en su manifestación más pura y genuina a través de las expresiones más profundas de la recreación: la pintura, y en un espacio insospechado: la cueva.


Así, en la misma forma, en hechos simples o magnos, la recreación ha caminado paralelamente al desarrollo del hombre siendo su característica principal la de ser inherente a la esencia misma del ser humano.


Un ejemplo cumbre de la grandiosidad de este vínculo fue la aparición, después de la revolución urbana de espacios espectaculares, de soberana majestuosidad, que hemos denominado ciudades altar: esto es, espacios urbanos cuyo fin primordial era la adoración a sus dioses –recreación espiritual-, y donde se puede percibir, aún hoy después de cientos o miles de años, ya sea por su composición espacial o por los elementos de integración plástica –escultóricos, pictóricos, de paisaje- que brillan con luz propia. Así, se disponían y proponían motivos artísticos de enorme contenido –que hasta la fecha siguen sorprendiendo– para el goce de todos: soberanos, soldados, el pueblo mismo, para acercarle a un gozo del cuerpo, de la mente y el gozo del espíritu, hacia un estado integral del ser humano en la brillantez de una invaluable calidad de vida.


Nuestra propia Ciudad de México, fundada sobre el antiguo México Tenochtitlán –ejemplo de ciudad altar-, da prueba de ello: El diseño de la ciudad, de las calzadas, de sus plazas y sus calles, de las pirámides y de los abundantes y diversos espacios dedicados a sus edificios y casas; la pintura y escultura en sus múltiples y variados caracteres, le da daba un aspecto único, singular, majestuoso, cuya descripción hecha por Bernal Díaz del Castillo, fue la primera impresión viva, de grande sorpresa y escrita por una persona ajena en todos sentidos a la intención fundamental, al propósito esencial de esta ciudad religiosa:

[...]“... y de que vimos cosas tan admirables no sabíamos que decir, o si era verdad lo que delante parecía…” “y algunos de nuestros soldados decían que si aquello que veían si era entre sueños, y no es de maravillar que yo escriba aquí de esta manera, porque hay mucho que ponderar en ello que no se como lo cuente: ver cosas nunca oídas, ni aún soñadas, como veíamos... digo otra vez lo que estuve mirando, que creí que en elSandoval Martiñón M. L. Estructura de la Recreacion: Tiempo y Espacio 10 mundo hubiere otras tierras descubiertas como estas [...]18


Esta admiración que comparte con los demás personajes que le acompañaban, refiere: “... y entre nosotros hubo soldados que habían en muchas partes del mundo, y en Constantinopla, y en toda Italia y Roma, y dijeron que plaza tan bien compasada y con tanto concierto y tamaño y llena de tanta gente no la habían visto”.


Es en este contexto que llama la atención a la observación que al respecto hace el gran urbanista Domingo García Ramos, en referencia a la ciudad prehispánica mexica: por donde quiera que se mire a la ciudad, su origen estará en donde se asiente el Templo Mayor (García, 1961) así la ciudad se aglutina en torno al corazón de la comunidad, al templo, y buscando allegar al ser humano otro espacio propio para la recreación espiritual, el templo integrado a otro espacio completamente diferente, cuyas funciones son también esencialmente recreativas: la plaza. Y en torno a la plaza– la principal- y a las otras plazas la creación de los barrios o calpullis, en un concierto de magnífica trascendencia y composición.


La plaza, ese espacio recreativo tan significativo dentro de la traza urbana de toda ciudad, tuvo aún en la incipiente ciudad virreinal, años después, una importancia fundamental, tal y como se observa, en La Real Ordenanza de Felipe II rey de España, (expedidas en San Lorenzo del Escorial el 3 de mayo de 1576). El rey, interesado por un mejor funcionamiento, por lo que ahora podríamos llamar desarrollo urbano de las nuevas ciudades de las tierras conquistadas, expidió leyes importantes que aún ahora, sorprenden a los estudiosos del urbanismo por su trascendencia, tanto en el marco físico-espacial como y sobre todo en el orden social y sustantivamente recreativo.


Efectivamente, en estas ordenanzas, su articulado enseña siempre, pensando en el hombre que hará uso de los sitios y pueblos, que se fundamenta principalmente en el sentido de la proporción, de las distancias de recorrido, de la preocupación por la volumetría de los edificios y el propósito que esto conlleva; uso, distribución y orientación de las calles, sobre todo el uso del espacio, y de su distribución, aún más, de la reserva territorial para el mejor manejo de las actividades del hombre tanto de trabajo como de recreación.

 

Para el caso de La Plaza y conforme a ella, se observa en el Artículo 113 lo siguiente: La grandeza de la Plaza sea proporcionada a la cantidad de los vecinos..... El mismo artículo, encubre este mandato e indica el dimensionamiento de las plazas conforme a su importancia. Y en el Artículo 115, manifiesta la dimensión y el propósito ya que señala: Toda la Plaza, a la redonda, y las cuatro calles principales que de ella salen, tengan portales, porque son de mucha comodidad para los tratantes que aquí suelen concurrir..... lo cual después de más de 400 años nos maravilla porque nos hace pensar en los miles de niños, jóvenes y Adultos; hombres y mujeres, quienes a través del tiempo han comprobado lo acertado de ese propósito: estar cómodo, a modo, a gusto, Sandoval Martiñón M. L. Estructura de la Recreacion: Tiempo y Espacio
11 recreándose bajo el espacio tridimensional de su portal, bajo su sombra, pero sobre todo del ambiente grato del mismo, espacios donde la comunidad ha de fortalecer sus lazos de tradición, de cultura, sociales, recreativos, y habrá de dar origen a sus costumbres comunitarias, todas ellas con un propósito recreativo por excelencia.


Igualmente, en esta ordenanza se observa el sentido común que guarda la misma al preocuparse y visualizar el proceso de crecimiento ahora llamado el Proceso de Urbanización de las poblaciones y disponer para ellas reservas territoriales, dentro de las cuales se hace particular énfasis en la recreación, tal como se asienta en el Artículo 129 que a la letra dice: “Señálese ejido a la población, en tan competente cantidad que aunque la población vaya en mucho crecimiento, siempre quede bastante espacio la donde la gente pueda salir a recrearse y salir los ganados sin que hagan daño..”


En este caminar a grandes zancadas se dan otros tiempos de luz para la recreación, tal es el caso del Renacimiento europeo –un volver a nacer-. Maravillosa etapa en la que coincidieron genios de la pintura, escultura, música, poesía y arquitectura. Hito del esplendor de las bellas artes en la que cada autor con su propia experiencia, en el tiempo cumbre de la expresión de su obra, vivió sin duda momentos de éxtasis en la gestación de las mismas. Esta manifestación en la cual los artistas fueron los actores principales, ha sido transmitida a través de los años a todas las culturas, a todos los seres humanos, a todas las razas y credos. Para siempre, a los millares y millares de mentes receptivas que se han gozado hasta lo sublime de las maravillas de cada una de esas creaciones.


Tiempos que singularizaban también formas particulares de la calidad de vida de actores y
receptores.


Sin embargo, con el devenir del tiempo han ocurrido momentos de oscuridad, de tinieblas, en donde la calidad de vida de los seres a quienes tocó vivir esas épocas fue arrastrada hasta niveles miserables. Tal como ocurrió en algunos países como Inglaterra, en la primera mitad del siglo XIX, con la Revolución Industrial que en su impacto, sin menoscabo de los avances que representó, no pudo contener en su efecto detonador las ambiciones capitalistas de los pocos y arrastrar así a condiciones de detrimento a las grandes mayorías. Condiciones que pueden calificarse de infrahumanas.


Muy pronto las reacciones, producto del anhelo de libertad y de justicia, habrían de propiciar los primeros enfrentamientos entre los dominantes y los dominados (patrones y obreros) de la nueva época, de tal manera que la búsqueda por lograr condiciones de vida justas, desembocaría en luchas intestinas y, en algunos casos, en revoluciones. Una reflexión que surge en este momento tiene una sola respuesta: el ser humano por su naturaleza misma es una criatura que requiere de la libertad, que goza al ser libre, puesto que en esa condición es cuando el brillo de su calidad de vida adquiere el nivel justo para mejorar su vivir y convivir cotidiano, lo que justifica sin lugar a dudas, las constantes sublevaciones por alcanzar ese estado humano ideal (Rodríguez, 2002).Sandoval Martiñón M. L. Estructura de la Recreacion: Tiempo y Espacio
12 No obstante, el peso de las revoluciones y sus consecuencias posteriores necesariamente traería beneficios. Como resultado mayúsculo encontramos el marco normativo madre: las Constituciones Políticas, Cartas Magnas y habría que subrayar por su particularidad en su enfoque avanzado la de los Estados Unidos Mexicanos, creada en el año de 1917, en la que se deja plasmado y para siempre como derecho inalienable de todo ser humano que nace dentro del territorio mexicano, la libertad del hombre en su integralidad plena: física, mental y espiritualmente.2


En esta carta surge asimismo un concepto cuyo impacto se hacía manifiesto en los países altamente desarrollados como una respuesta a las grandes necesidades de las masas y de los sindicatos que las agrupaban debido a la enorme intolerancia con la que había desencadenado la Revolución Industrial: esto es, el concepto de Tiempo Libre, que aún y cuando no estuviera escrito con toda precisión, su clara aparición queda contenido en el artículo 123 “I. La duración de la jornada máxima será de ocho horas”, -dejando Tiempo libre Cotidiano del trabajo- y “IV. Por cada seis días de trabajo deberá disfrutar el operario de un día de descanso, cuando menos” –Tiempo Libre semanal-mensual- y con ello, por fin el reconocimiento jurídico del descanso mediante la semana de 40 horas de trabajo, dos días de descanso, y períodos de vacaciones –Tiempo Libre anual-vacacional- que otorgaba la posibilidad del goce del cuerpo y de la mente en plenitud para la familia, esto es, el Tiempo para la recreación.


Por otro, la necesidad de dotar de Espacios para la recreación a la población también queda asentada en dicho artículo 123, que a la letra establecía: “XIII. Además, en estos centros de trabajo, cuando su población exceda de doscientos habitantes, deberá reservarse un espacio de terreno, que no será menos de cinco mil metros cuadrados, para el establecimiento de mercados públicos, instalación de edificios destinados a los servicios municipales y centros recreativos” TIEMPO y ESPACIO quedan definidos así en la Constitución de 1917, en un vínculo de gran visión.

2 Así es, en el artículo 2 se presentaba con claridad y contundencia nada más ni nada menos que ¡la libertad del cuerpo! ya que su texto planteaba que “Está prohibida la esclavitud en los Estados Unidos Mexicanos. Los esclavos del extranjero que entren a territorio nacional, alcanzarán, por ese sólo hecho, su libertad y la protección de sus leyes.” La libertad de la mente quedó plasmada de manera sobresaliente en el artículo 3 donde se expresaba que “La enseñanza es libre, pero será laica la que se dé en los establecimientos oficiales de educación, lo mismo que la enseñanza primaria elemental y superior que se imparte en los establecimientos particulares”.


La libertad del espíritu en el artículo 24 “Todo hombre es libre para profesar la creencia religiosa que más le agrade y para practicar las ceremonias, devociones, o actos del culto respectivo, en los templos o en su domicilio particular, siempre que no constituyan un delito o falta penados por la ley”.Sandoval Martiñón M. L. Estructura de la Recreacion: Tiempo y Espacio 13

Otro documento muy importante para comprender la trascendencia de la Recreación en el diseño del espacio son las resoluciones del Cuarto Congreso del CIAM (Congreso Internacional de Arquitectura Moderna) en Atenas, Grecia, en noviembre de 1933; de dicho Congreso resulta un documento que conforma un cuerpo de doctrina urbanística que se conoce como: La Carta de Atenas. En su segunda parte nos dice en el numeral 77 que “Las claves del Urbanismo se hallan en las cuatro funciones: Habitar, Trabajar, Recrearse (horas libres), Circular”, lo cual establece de las funciones prioritarias de la ciudad, además de que “La Ciudad definida desde entonces como unidad funcional, deberá crecer armoniosamente en cada una de sus partes disponiendo de espacios y enlaces en que podrán inscribirse equilibradamente las etapas de su desarrollo.” (numeral 84)


Esto resalta de gran manera, que la recreación ocupa el lugar justo, como gran concepto y también es una actividad ineludible para poder llevar a cabo las demás actividades en la ciudad “79. El ciclo de las funciones cotidianas: Habitar, Trabajar, Recrearse (recuperación), será regulado por el Urbanismo...”y que “89. Es a partir de esta unidad de alojamiento (una célula de habitación) que se deben establecer las conexiones entre la habitación, los lugares de trabajo y las instalaciones consagradas a las horas libres”

Por último, en la Carta de Atenas, en el punto exacto de nuestro interés dice: “Recrearse” Es preciso exigir: “35. Que todo barrio de habitación incluya desde ahora la superficie verde necesaria para el acondicionamiento racional de los juegos y deportes para niños, adolescentes y adultos”. “36. Que las manzanas insalubres sean demolidas y reemplazadas por superficies verdes, los barrios limítrofes se encontrarán así saneados.” “37. Que estas nuevas superficies verdes sirvan para fines netamente definidos: contener jardines para infantes, escuelas, centros de juventud...” “38. Que las horas libres semanales transcurran en lugares apropiadamente preparados: parques, terrenos para deportes, estadios, playas, etc.”“40. Que se tomen en cuenta los elementos existentes, ríos, bosques, colinas, montañas, valles, lagos, mar, etc.” Amplias reflexiones permite la brevísima introducción Es preciso exigir; y agrega para que el planteamiento urbanístico fuera coherente e integral, y no dejar cabos sueltos.


¿Cuál era el propósito fundamental de todos aquellos seres inquietos y talentosos que crean y estructuran la Carta de Atenas?, a no dudarlo: ¡Una gran preocupación!, dadas las condiciones que prevalecían, y que no presentaban buenos augurios en las múltiples ciudades de todas las otras partes del mundo. Sandoval Martiñón M. L. Estructura de la Recreacion: Tiempo y Espacio 14


Por lo que estaba ocurriendo, en el momento histórico que se vivía, parecía que era necesario formular un documento que pudiera convertirse en un dogma; en el que se establecieran las reglas para ordenar las ciudades con el propósito único y sustantivo de hacerlas coherentes con las necesidades del usuario de ellas; que respondiera a los requerimientos del hombre que las habitara. Esto es, dignificar las ciudades y sus espacios para quienes en ellas vivieran; ofrecerle al habitante una diferente, bella, amable, ordenada y justa distribución espacial de la ciudad para el goce del cuerpo, de la mente y del espíritu y posibilitar así, una vez más en el tiempo y en la historia una nueva criatura.


Para 1948, estos altos ideales quedarían plasmados también en la Declaración universal de los derechos humanos promulgado en la Organización de las Naciones Unidas que en su preámbulo nos dice que “la aspiración más elevada del hombre, el advenimiento de un mundo en que los seres humanos, liberados del temor y de la miseria, disfruten de la libertad de palabra y de la libertad de creencias”.


Casi de manera inmediata se formula en México la Doctrina del Instituto Mexciano del Seguro Social (IMSS) a finales del 1950, en la cual se plantea la necesidad de diseñar Nuevos espacios para los habitantes del México posrevolucionario, en simbiosis con las funciones establecidas como prioritarios (Habitar, Trabajar, Circular, Recrearse):


“Las Unidades de Habitación y Servicios Sociales están destinadas a señalar los nuevos niveles de vida que la revolución ha venido construyendo en beneficio de los trabajadores de México; social y humano nuestro movimiento emancipador, ve en cada trabajador y en cada campesino al hombre que busca y se esfuerza para realizar su bienestar y la felicidad a que tiene derecho”


El techo no ha sido ni será suficiente. Si es importante la habitación, lo es igualmente el conjunto de servicios sociales que los hombres reclaman para mantener la salud en su cuerpo y en su mente; y, para que sean realidad los principios que norman la vida pública y que se condensan en la libertad, en la dignidad y la Justicia Social”.


La exigencia era entonces Un todo integrado del hombre y para el hombre: El espacio cubierto, el interno, el íntimo y su extensión a descubierto excelente; lo natural y lo artificial en una conjunción magnífica para el servicio del hombre y propicio para su transformación. Es en el año de 1960, que se inaugura el conjunto de vivienda Unidad Independencia en la Ciudad de México, como una conclusión de otras Unidades de Habitación y Servicios Sociales (Tlatilco, Tlalnepantla, Legaria, Santa Fe entre otras), que además de proporcionar Vivienda a los trabajadores, dotaba al espacio de una gran variedad de espacios para que el hombre pudiera desarrollarse en plenitud dentro del conjunto; así dentro de él se construyeron jardines de niños, escuelas primarias, centros de seguridad social, cines, teatros, clínica Hospital, Taller de artesanías, zoológico, dejando paso a plazas, andadores de magnífica escala humana, dejando la circulación vehicular sólo en el perímetro para que el espacio pudiera ser vivido y caminado por el protagonista: el hombre. Sandoval Martiñón M. L. Estructura de la Recreacion: Tiempo y Espacio 15


Dentro del conjunto está localizado un Centro Deportivo que contiene las siguientes instalaciones: piscina y chapoteadero (a descubierto), una cancha de fútbol, gimnasio, baños; como el deleite de una forma de recreación física; después como la práctica de una disciplina dentro de la que se conjugan la recreación y la capacidad. Finalmente, explotando en toda su intensidad la capacidad y transportándolo al deporte de alto rendimiento, al olimpismo, al campeonato olímpico, este fue el camino del “Tibio” Felipe Muñoz, excelente nadador. Y todo empezó en un espacio ciertamente el justo, el adecuado dentro de un conjunto de vivienda, que cumplía en plenitud con la doctrina que la sustentaba:


“...Si es importante la habitación, lo es igualmente el conjunto de servicios sociales que los hombres reclaman para mantener la salud en su cuerpo y en su mente; y, para que sean realidad los principios que norman la vida pública y que se condensan en la libertad, en la dignidad y la Justicia Social”.


Fue lo que hizo posible que este atleta naciera como tal en la Unidad Independencia teniendo a la piscina como el espacio para llevar a cabo la recreación por excelencia; después trasladado a un espacio formal, que cumplía con las normas correspondientes como lo era la piscina de la Unidad Deportiva “Morelos” para competir y finalmente concentrado en las instalaciones del Centro Deportivo Olímpico Mexicano (CEDOM).Ciertamente recreándose, caminando felizmente durante su niñez, en el agua, descubriendo sus habilidades, capacidades, talentos fue llevado paso a paso hasta convertirse en Campeón Olímpico en los Juegos de la XIX Olimpíada.


¿Y el resto de los deportistas o aspirantes a deportistas que sucedió con ellos?, la respuesta es: ¡Simplemente llevó a cabo la actividad madre, la actividad sustantiva: se recreó! El concepto de vivienda en su vínculo extraordinario Vivienda- Recreación en adelante habría de ser manoseado, manipulado hasta llegar a remedos vergonzantes de supuesta vivienda y supuesta recreación.


Estos ejemplos de nuestro país ilustran la relación estrecha entre Calidad de Vida y Tiempo Libre: dos conceptos dispersos que requieren, a fin de lograr de cada uno de ellos su expresión máxima, del elemento que los vincule, esto es, de la actividad que permita el uso del tiempo libre que garantice la calidad de vida. Actividad que coadyuvará de manera sustantiva a acercarle al individuo condiciones, estados de ánimo que satisfagan su vida en lo físico, en lo mental y en lo espiritual; en una frase: que se conforme y eleve su calidad de vida cotidiana.


En esta pretensión solamente una actividad presenta la singularidad de constituirse en el vínculo perfecto de estas dos variables: la Recreación.Sandoval Martiñón M. L. Estructura de la Recreacion: Tiempo y Espacio Recreación.


- desaparezco, me encapsulo: en el juego de canicas, en el trompo, en la pista atlética, en la cancha, leyendo, pintando, esculpiendo, al escuchar música, al danzar, al correr, saltando… Recrear: re-crear, un volver a crear. La búsqueda del hombre nuevo, de la nueva criatura por medio de un nuevo nacimiento, un renacer que lleva implícito el gozo de la mente, del cuerpo y del espíritu. Un propósito que involucra a la humanidad de todos los tiempos con relación a sus formas de vida, a sus esperanzas, aún a su misma fe, y que puede estar conformado por un simple momento o por toda la eternidad.


Así es, esta búsqueda no es nueva, aparece en innumerables ocasiones en documentos relevantes de la historia humana, aún en aquellos que parecieran diametralmente opuestos; así por ejemplo, en la Sagrada Escritura se anota en el Antiguo Testamento (aproximadamente 600 a.C.), en el libro de Ezequiel (36:26): “Os daré un corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne”; de igual forma en el Nuevo Testamento, Jesucristo, en su encuentro con un principal de entre los judíos reitera: “No te maravilles de que te dije: os es necesario nacer de nuevo” (Jn. 3:7). Esta es la búsqueda y confirmación de la Recreación Espiritual.1


Marx y Engels, por otro lado, disertan sobre la búsqueda del nuevo hombre material, dejando por escrito, en el Manifiesto Comunista (1848), el siguiente pensamiento: El verdadero problema no consiste, por lo tanto, en las aptitudes de las personas para asimilar la cultura humana, para hacer de ellos adquisiciones de su personalidad y contribuir a su enriquecimiento. El verdadero problema consiste en que cada hombre, en que todos los hombres y todos los pueblos, obtengan la posibilidad práctica de tomar el camino de un desarrollo ilimitado. Tal es el objetivo glorioso que ahora la humanidad, encaminada hacia el progreso se propone. Este objetivo puede alcanzarse. Pero sólo es posible en condiciones que puedan realmente liberar a los hombres de la carga de necesidad material, suprimir la multilatente división entre el trabajo manual y el intelectual y crear un sistema de enseñanza que asegure su desarrollo multilateral y armonioso; que dé a cada cual la posibilidad de participar de un modo creador, en todas las manifestaciones de la vida humana. Y así ha de ser el hombre del mañana.” 2 (Marx y Engels, [1848]1975)

1 Santa Biblia, 2007.


2 Subrayado del autor.Sandoval Martiñón M. L. Estructura de la Recreacion: Tiempo y Espacio El Universo de la Recreación


En el ensayo de Humberto Rodríguez, denominado El Hombre y la Recreación (RODRIGUEZ, 1984), se presenta una propuesta para el estudio de las formas de Recreación para deleite del ser humano, en relación con su carácter: la Recreación Física, la Mental y la Espiritual y, por supuesto, cada una de ellas no puede prescindir de la variable sustantiva que las alberga; esto es, el seno dentro del cual se llevan a efecto: el espacio. Estas formas de manifestación del recreo son parte integral del ser humano desde siempre, y aun cuando para efectos de estudio y proyectos es común separarlas, ciertamente y a través de los tiempos las tres conforman el universo recreacional del hombre.

El autor hace hincapié que para la Recreación Física y Mental, el hombre actor –el que realiza la actividad- precisa de un espacio y tiempo definido, mientras que para la Recreación Espiritual, aquella que para el hombre lo puede llevar al éxtasis profundo1 el espacio y el tiempo pueden ser indefinidos, baste con cerrar los ojos en cualquier lugar, en cualquier momento para abstraerse, encapsularse y re-crear así el espíritu.


1 Y el éxtasis definido por el Diccionario de la RAE como un “estado del alma enteramente embargada por un sentimiento de admiración, alegría, etc.”, así como un “Estado del alma caracterizado por cierta unión mística con Dios mediante la contemplación y el amor, y por la suspensión del ejercicio de los sentidos.”

Si bien es cierto que el ser humano es un ser social, es innegable también que es un ente espiritual; de tal manera que dentro de este universo, por su propia necesidad, también es verdad que requiere contar con la experiencia de una diferente relación con su ser espiritual dentro del espacio y tiempo; en su nicho, su propia cápsula como continente de su nueva relación, que conforme su fe, se tenga la vivencia del nuevo nacimiento: en un instante, en un abrir y cerrar de ojos.

Para dar fe de lo antes expuesto, podemos analizar ejemplos como Babilonia, la Acrópolis de Atenas, Olimpia, Chichen-Itzá, Monte Albán, México-Tenochtitlán, por nombrar algunas, todas ellas ciudades altar en donde de manera preponderante se puede observar la interrelación y el vínculo de las diferentes formas de Recreación. La Espiritual, como la Ciudad Altar, la Mental en las pinturas y esculturas, foros y teatros, y la Física, en el estadio, el Coliseo, el juego de pelota. Sus diseñadores se pueden ubicar -conforme al lenguaje moderno-, en los campos de la planificación regional –el sitio–, la planificación urbana y el urbanismo; en el diseño urbano, en la arquitectura, en la arquitectura del paisaje, en el diseño de locales y el de los objetos; todos estos considerados dentro del mosaico del diseño de espacios.


Si bien en estos ejemplos la Recreación se constituye en un todo integrado, en la actualidad, por la propia evolución y amplitud en el espectro de las ciudades, por la explosión demográfica, por la evolución de los tipos de Recreación, por las profundas diferencias socioeconómicas, pero sobre todo, por el desconocimiento del concepto mismo, se ha propiciado una distorsión brutal de esta actividad sustantiva del ser humano. De la grandeza del espacio, del juego, del juguete se transita a la burla, a la insolencia y a la manipulación burda y miserable de lo que ha sido continente y contenido de las formas de Recreación, aquí el tiempo ha sido testigo mudo de ello.

El habitante cotidiano de lo urbano y también de lo rural demanda la dignificación del patio, de la calle, de la plaza, del parque, del palacio deportivo, incluso, del espacio pequeño, en los cuales pueda realizar múltiples actividades para el desarrollo del cuerpo: la dignificación del espacio para la dignificación del hombre en un ser físico. De igual manera habrán de procurarse, en el diseño del espacio, los nichos que albergan a la maceta, a la pequeña escultura y al cuadro de pintura y así incursionar en la dimensión del espacio diseñado para la Recreación Mental, con el equipamiento propio de la biblioteca, del teatro, del museo, de la casa de cultura, de la sala de conciertos, del cine hasta lograr la integración de un centro cultural, cuyo propósito, en sus alcances, sea el de ofrecer una gran variedad de formas de Recreación mental: la dignificación del hombre en su ser mental.


Por lo descrito anteriormente, sin temor a equivocarnos, se puede concluir que la Recreación forma parte de las necesidades vitales del ser humano. Debe considerarse por tanto, al mismo nivel, con la misma importancia y con el mismo derecho como el que se le otorga, por citar un ejemplo, a la vivienda, el techo del hombre.

De manera insólita el profesional que tiene bajo su responsabilidad ordenar y diseñar el espacio, aun y cuando se puede aceptar que muchas veces es por ignorancia aunque otras, con conocimiento de causa, es rehén y cómplice de la forma tan vil con que se trata el concepto Recreación y por consecuencia, el diseño del supuestamente espacio recreativo propiciando con ello que los desarrollos, en los cuales la Recreación sea el objetivo único o bien en donde ésta se dé como una respuesta de diseño complementaria importante –el vínculo con la vivienda o con los espacios para la Salud y la Educación entre otros– en sus diferentes niveles de diseño, desde la planificación regional hasta el mismo nicho arquitectónico, carecen de los estudios respectivos que fundamenten la composición espacial del área recreativa tales como los elementos intangibles: la cultura, las tradiciones y costumbres; el color; la composición familiar; la biotipología del usuario y, por supuesto, las preferencias recreativas de la población usuaria conforme a su edad y sexo, la economía de la misma y la temporalidad de uso de los espacios diseñados para este propósito, así como el análisis del sitio en cuanto a su medio ambiente natural dentro del cual el estudio del elemento biótico es fundamental en el diseño del espacio recreativo,
por su esencia misma.

a) EL TIEMPO

 

La Recreación exige del vínculo entre Calidad de Vida y Tiempo Libre. No es suficiente mostrar que el espacio para la Recreación por sí mismo es el que habrá de satisfacer las necesidades del hombre, puesto que el tiempo (el Tiempo Libre) es la variable complementaria. Esta relación a la que se integra la economía de la población, será determinante para definir el carácter del espacio recreativo.


Conforme a su temporalidad, esto es, de acuerdo al uso del tiempo libre del usuario del diseño, la Recreación se estructura como en seguida se indica: Recreación cotidiana, Recreación semanal y Recreación semanal-mensual. Esta clasificación nos permite, ordenadamente, definir los espacios y, por lo tanto, diseñarlos coherentemente conforme a las necesidades reales del usuario. Desde el nicho a escala, la casa habitación, el patio, la calle, la plaza, los conjuntos recreativos hasta llegar al diseño de desarrollos turísticos anuales–vacacionales, por poner un ejemplo entre otros espacios de gran magnitud.

b) EL ESPACIO

Variable indispensable para el desarrollo de las actividades recreativas del ser humano, puede ser clasificado en tres vertientes: La primera corresponde al diseño arquitectónico del espacio mínimo bajo el techo familiar y el patio, como el rincón amable, justo, solemne, coqueto, de reflexión, de placer mínimo bajo el techo familiar y el patio, en el nivel propio de la escala del quehacer arquitectónico. La segunda, enfocada al diseño urbano: desde la plaza pública, la calle, el barrio hasta llegar a espacios de mayor dimensión y de ejercicio comunitario como lo son los gimnasios, los palacios de los deportes, los estadios olímpicos, los centros culturales. La última vertiente de gran magnitud espacial cuya responsabilidad de diseño descansa en los especialistas en la Planificación y el Urbanismo: diseño de las delegaciones políticas, de la ciudad y la región.

a) LA ECONOMÍA

Las posibilidades de acceder a las diferentes formas de Recreación están sujetas al gasto familiar que se destine para esta actividad. De tal manera, y aunqueresulte obvio decirlo, es fundamental conocer la composición de la Población Económicamente Activa (PEA), la cual será por supuesto, una variable determinante para la planeación y diseño de los espacios recreativos. De la información que se obtenga de esa variable dependerá la gama de posibilidades de diseño para tal propósito.

Así, Espacio, tiempo y economía, son variables que resulta impostergable interrelacionarlas y vincularlas para hacer factible diseños de espacios de Recreación, como una respuesta a las necesidades, a los requerimientos reales del usuario del diseño; coherentes con el propósito sustancial del universo de la Recreación: hacer posible una nueva criatura, un hombre nuevo: Nuevo en el Cuerpo, Nuevo en la Mente, Nuevo en el Espíritu.

Este artículo también se encuentra a disposición de los lectores en formato pdf
portada
Contra-portada
Sandoval Martiñón María de Lourdes