Revista
Latinoamericana de
Recreación

ISSN: 2027-7385
Indíce
Suscripción
Comité Editorial
Cartas al Director
................................................
» Ediciones Anteriores
................................................
Instrucciones a los autores
Convocatoria
...............................................
RÑA FIESTA DE LA VIRGEN DEL CARMEN DEL MUNICIPIO DE ACANDÍ - CHOCÓ, COMO ESCENARIO DE APRENDIZAJE DESDE SUS FORMAS ORGANIZATIVAS Y DE ENCUENTRO
.............................................................................................
English Spain

Iniciar Sesión
Usuario:
Contraseña:
 Recordarme
 

Resumen:El artículo pretende presentar los avances parciales de la investigación en curso “la fiesta de
la virgen del Carmen del municipio de Acandí- Chocó como escenario de aprendizaje desde sus formas
organizativas y de encuentro” adscrita al grupo de investigación de Educación Popular de la Universidad
del Valle. El estudio se traza dos objetivos específicos. El primero, consiste en comprender de qué
manera la Fiesta de la Virgen del Carmen, altera los ritmos del pueblo, transforma y hace ineficaces las
formas de control institucional. El segundo, radica en entender de qué forma la fiesta se configura
como escenario de aprendizaje desde sus formas organizativas y sus espacios de encuentro. Desde esta
mirada, los aportes de la investigación estarían orientados a pensar cómo desde esta práctica cultural se
negocian saberes y distintos modos de aprender.

Palabras claves: : fiesta popular, educación popular, aprendizajes, formas organizativas y recreación

THE FOLK FESTIVAL OF THE CARMEN’S VIRGIN IN THE VILLAGE OF ACANDÍ-CHOCÓ LIKE A MOMENT OF
APPRENTICESHIPS FROM THEIR OWN WAYS OF ORGANIZATIONAL MEETINGS AND CELEBRATION

Abstrac: This article to pretend expose the partial progress of the currently research: “The folk festival
of the Carmen’s Virgin in the village of Acandí-Chocó like a moment of apprenticeships from their own
ways of organizational meetings and celebration” that is associated with Research Group in Popular
Education at the Universidad del Valle. This study has two specifics objectives. The first objective
involves the comprehension about the way that the folk festival of the Carmen’s Virgin changes the beat
of live on the village, to transform and to render ineffective the forms of institutional control. The
second objective consists in understanding how the folk festival is configured like to a moment of
knowledge from their organizational forms and their meetings to celebration. In this sense, the research
is orientated to understand how this cultural practice is useful to transmit knowledge and their many
ways to learn it.


Key words: folk festival, popular education, apprenticeships, organizational popular meetings and
recreation.

DATOS BIOGRÁFICOS

Estudiante de último semestre de Maestría en Educación con énfasis en Educación Popular y Desarrollo
Comunitario de la Universidad del Valle. Integrante de la línea de investigación Recreación
Subjetividades e Interculturalidad. Profesional en Recreación de la Universidad del Valle, Cali-Colombia.
Correo electrónico: dianasan431@hotmail.com.

Páginas webs consultadas.

http://www.colombia.travel/es/turista-internacional/actividad/historia-y-tradicion/artesanias/materiales-autoctonos/. Recuperado el 01 de noviembre de 2011.


Introducción y objeto de estudio.


El municipio de Acandí está ubicado en el noroccidente de la República de Colombia y al extremo norte del departamento de Chocó; geográficamente se sitúa en una pequeña franja del Caribe Colombiano. Hace parte del Urabá Chocoano o la zona baja del río Atrato que está conformada por los municipios de Ungía, Riosucio, Carmen del Darién y Acandí. Se caracteriza por limitar con la República de Panamá y el departamento de Antioquia por los municipios del llamado “Eje Bananero” (Chigorodó, Apartadó, Carepa, Turbo y Mutatá). Es fundado hacia el año de 1887 por campesinos provenientes del Departamento del Bolívar y Córdoba que llegaron a esas tierras en busca de la tagua1 y la raicilla2.

Estas particularidades geográficas e históricas hacen que este municipio se configure a partir de elementos culturales que provienen de la región del Atlántico y de Antioquia. Producto de ello, demográficamente prevalece la etnia afrocolombiana pero también existe una alta representatividad de mestizos (comúnmente llamados “chilapos”) quienes son campesinos cordobeses, en su mayoría, que migraron de sus tierras de origen para colonizar las tierras chocoanas (Ruiz, 2006:6). Otros grupos que se encuentran en menor proporción son los paisas, los migrantes del interior del Chocó y los indígenas en particular la etnia Katío y Dóvida (Marín, Alvàrez & Rosique, 2004) .

Este marco espacial e histórico marca unos estilos particulares en las costumbres, la gente y las prácticas culturales del municipio. En este sentido, las fiestas populares de Acandí presentan unos matices particulares y unas diferencias en la forma cómo se celebran en otros municipios del departamento del Chocó. La festividad con más importancia en Acandí, no es el San Pacho3 , sino la fiesta de la Virgen del Carmen, porque guarda un legado cultural que proviene del Departamento del Atlántico y es celebrada con gran exaltación en la región antioqueña. Lo anterior, es importante en la investigación para entender que en Acandí se conmemoran una serie de fiestas que tienen mayor fuerza que otras a partir de las confluencias culturales mencionadas. Entre las fiestas, más representativas del municipio se encuentran: las fiestas de San Pacho, la fiesta del 11 de noviembre y la fiesta de la Virgen del Carmen.

A continuación se realizará una descripción para mostrar el lugar que ocupa la fiesta de la Virgen del Carmen en el municipio.

El San Pacho, es la fiesta patronal de la capital chocoana: Quibdó. Región que se encuentra situada al costado derecho del Rio Atrato y se caracteriza por estar alejada de la atención financiera y los programas de desarrollo del gobierno central, por poseer una economía deficiente al sostenerse por la explotación del oro, la madera tropical, la pesca y agriculturas menores, debido a que el comercio en general, es dominado por los mayoristas que vienen de los departamentos de Antioquia y Córdoba. Según Leyva (1993) esta es la fiesta más importante de los quibdoseños, porque representa la oportunidad de expresar estas inconformidades sociales, políticas, económicas y la devoción religiosa a su santo patrono San Francisco de Asís, a quien la gente llama con afecto y apego San Pacho.

El San Pacho que se celebra en el municipio de Acandí, no conserva muchos elementos de esta fiesta franciscana. Los aspectos de esta tradición vigentes son las procesiones de carácter religioso que se realizan por las principales calles del pueblo y la alborada (desfile de media noche) que anuncia el inicio de la fiesta al son de una chirimía4 . Sin embargo, la participación de los barrios en la organización de esta festividad, tal como, se hace en Quibdó no se manifiesta; las actividades de corte religioso y cultural son promovidas por la iglesia y por la junta quibdoceña, que reside en este territorio, en aras de promover la preservación de esta fiesta insignia del departamento pero la respuesta de la comunidad es poca.

La fiesta del 11 de noviembre, se celebra, a partir del legado cultural instaurado por los Bolivarenses. En ella se rinde homenaje a la independencia de Cartagena. Para Rinaudo (s.f) estas fiestas aparecen en Cartagena durante la segunda mitad del siglo XIX, con dos componentes centrales. Por un lado, la conmemoración patriótica representada por las acciones solemnes de celebración de la Independencia, y por otro, la fiesta popular que consiste en hacer parodia de las autoridades españolas.

En el municipio de Acandí sólo tiene peso la fiesta popular. Ésta se celebra con una banda papayera, traída generalmente de los municipios de Córdoba, que se encarga de armonizar las noches del pueblo con ritmos porros y fandangos5 . Cuentan los relatos orales que durante las primeras celebraciones de la fiesta la gente se disfrazaba y parodiaba a los personajes insignias del pueblo: políticos y gente del común. Las noches transcurrían con porros, cumbias y gaitas, donde las mujeres salían a bailar esta música proveniente del Caribe con faldas polleras y sombreros decorados con flores (Sánchez, 2011)

La fiesta más representativa para los Acandileros es la Fiesta de la Virgen del Carmen celebrada en el mes de julio, debido, a que su trayectoria histórica está fuertemente ligada con las raíces y orígenes del Ser Acandilero6 y la comunidad.

4 Agrupación musical tradicional compuesta por platillos, redoblante y clarinete, o un tambor y una trompeta. (Florez, 2008:204)
5 Estos acentos musicales tienen legados negros, indígenas y europeos y provienen de la región Caribe Colombiana, específicamente del Bajo Magdalena. (Pérez, 2006:174)
6 Gentilicio de Acandí.

“Cuentan los primeros pobladores que Acandí en sus inicios era una tierra habitada por indígenas, la presencia de este grupo impidió a sus fundadores ubicarse en aquél territorio y les obligó situarse al lado de un río distante del pueblo. Al poco tiempo de su estadía, una ola invernal produjo una creciente que se llevó sus ranchos construidos. Desde este momento, los bolivarenses contemplaron la idea de trasladarse al pueblo, así tuvieran que luchar con los Indígenas. Al pensar en esta osadía, ofrecen a la Virgen del Carmen elegirla como patrona del pueblo siempre y cuando lograra vencerlos y despojarlos; sorpresivamente, al cruzar el río no se evidencia la necesidad de emprender combates y luchas porque los indígenas abandonaron las tierras de manera voluntaria, desplazándose hacia el Alto Atrato del Chocó. En honor a esta promesa se declara a la Virgen del Carmen como la Patrona del Municipio y cada 16 de julio se le rinde homenaje con gran fervor cultural y religioso” (Entrevista realizada en campo, 2011)7 En el relato se muestra que en la fiesta de la Virgen del Carmen se rinde homenaje a este momento histórico del Municipio. Los habitantes relatan que sus primeras celebraciones estaban acompañadas de ritmos como Bullerengues, Sextetos y Fandangos que tenían la función de acompañar los eventos religiosos y culturales8 .

Estos compases eran interpretados con flautas de palo y tambores elaborados artesanalmente con cuero de animales. Con ellos, se componían versos que tenían la intención de contar y burlarse de los acontecimientos actuales del pueblo y se veneraba por dos o tres días la imagen de la Virgen del Carmen. Ésta era puesta en un altar y alrededor se le bailaba en forma circular. Las mujeres utilizaban faldas polleras y elegantes sombreros. Los hombres utilizaban trajes blancos (Sánchez, 2011).

En la actualidad se caracteriza por poseer un carácter religioso, católico, profano, demarcar unas lógicas, tiempos y ritmos específicos en el municipio (Pizano, 2004). Es de carácter religioso, porque sus principales motivos de celebración son la necesidad profunda de los sujetos y grupos sociales de expresar su devoción religiosa, reflejar sentimientos espirituales, pedir intervención milagrosa para la solución de los problemas personales y colectivos y dar gracias por los favores recibidos. En este sentido, se hacen mandas9 o promesas a la Virgen para que interceda en la curación de los niños y adultos enfermos. Posee un carácter católico porque evoca las imágenes de la Virgen María mediante novenas religiosas, las procesiones marítimas y terrestres que van acompañadas de cantos o de una banda papayera.7

Los relatos han sido editados con el objeto de facilitar su lectura; sin embargo siempre se ha respetado, el estilo y la forma de expresión originales. Para preservar el anonimato de las personas e instituciones que han constituido el universo de estudio, se ha suprimido de los relatos las referencias que pudieran llevar a reconocerlas, particularmente los nombres de personas; éstos se han sustituido por letras mayúsculas seguidas de un punto (Jóciles y Charro, 2008: 109, 115 ) 8 El Bullerengue, en sus inicios era una especie de fondo musical que se componía con poesía popular que llevaba matices fúnebres o festivos, se bailaba en grupos de parejas masculina y femenina de manera espontánea. Los sextetos, eran agrupaciones musicales utilizadas desde época remotas en la región subcaribeña para interpretar las diversidades que se manifestaban en la cotidianidad. El fandango, era una especie de baile callejero, también se denominaba fandango al lugar donde la gente se reunía para empezar a bailar. (Pérez, 2006).

9 Palabra de la jerga popular del departamento del Chocó que significa las promesas o favores que se piden a la Virgen del Carmen.

Adquiere un carácter profano porque evoca el calendario religioso, pero a la vez es una fiesta que la comunidad carnavaliza. Es organizada por personas de la comunidad, con el apoyo de campesinos hacendados y de buena condición socioeconómica (Pizano, 2004). Este perfil trata de darle un tono cultural y recreativo a la fiesta. Lo cultural, consiste en traer una banda papayera, con dos motivos específicos, acompañar las procesiones y los actos católicos que organiza la Iglesia y alegrar las noches de porros y fandangos que promueve la Junta Organizadora del evento. Éstas, tienen la particularidad de poner a la banda en la tarima principal para que los participantes bailen alrededor de ella con una vela, en forma circular, ritmos como cumbias, gaitas, fandangos y vals. En lo recreativo, se encuentran las corralejas, los conciertos vallenatos, la declaración de la rumba en las calles principales, la oportunidad de encontrarse y relacionarse con otros.

En síntesis, se puede decir que la fiesta de la virgen del Carmen es un espectáculo popular que refleja el sincretismo de las culturas chocoanas y caribeñas, porque en su celebración se combinan manifestaciones culturales diversas: la danza, los bailes y la religión. La esfera y ambiente de este evento establece unas lógicas y tiempos que pautan un orden distinto al establecido: declaración de días cívicos que generan pausas laborales e institucionales, apertura de espacios recreativos y culturales, el retorno y la visita de familiares de otros departamentos y la institucionalización de la vida nocturna10. Esto permite la liberación
momentánea de privilegios, reglas, refinamientos y moderaciones. En últimas, es un espacio popular que altera los ritmos y la cotidianidad del Municipio (Bajtin, 1987) Para esta investigación es pertinente estudiar la fiesta desde la Educación Popular porque: a) en ambos escenarios converge la concepción de libertad, b) desde sus elementos históricos estas prácticas se han constituido como opuestas a las ideas convencionales del mundo y de las relaciones sociales de poder y c) Desde estas actividades se generan procesos educativos (no formales) donde se construyen enseñanzas y aprendizajes. Desde esta mirada se puede ver que tanto la fiesta como la educación popular brindan la posibilidad a los sujetos de superar las relaciones de autoridad dominantes, para liberarse de los sistemas opresivos, desafiar su conciencia crítica y su creatividad para narrar otras formas de ver la realidad.

(Freire, 1971). En esta línea, la propuesta de investigación se plantea como pregunta problematizadora:
¿Cómo la fiesta de la Virgen del Carmen en el municipio de Acandí Chocó subvierte la cotidianidad y construye formas de aprendizaje desde sus formas organizativas y de encuentro?

10En el municipio, hay una racionalización de la energía en las horas de la noche, específicamente después de las dos de la mañana, porque sólo hay una planta eléctrica que produce este recurso. Durante los días de la fiesta, esta se racionalización se hace en las horas de la mañana, para permitir en las noches los conciertos, las noches de fandango, y la vida nocturna en general.

Diseño metodológico de la investigación11

El estudio se ubicó en el paradigma interpretativo porque pretende comprender una práctica cultural relevante del Municipio de Acandí. Además, la iniciativa de formular un problema partió de unos indicios: indagar los aprendizajes que emergen en los días de la fiesta, entender lo que pasa en esos días, analizar de qué manera esta práctica cultural pauta otras formas de enseñanza y aprendizaje, descubrir cómo subvierte la cotidianidad del municipio, a partir del engranaje de tramas, la relación de los detalles, el establecimiento de vínculos entre las singularidades y las interpretaciones que los actores seleccionados para la investigación tienen sobre la fiesta. En últimas, la comprensión general de esta práctica cultural está exigiendo al investigador ir más allá de lo obvio y tener en cuenta elementos poco observables: los olores, las texturas, el olfato, la intuición, que pueden revelar detalles profundos y de alto alcance (Ginzburg, 1995)

Para comprender estos indicios se hizo la recolección de los datos mediante técnicas de corte etnográfico como la observación participante, las entrevistas en profundidad, semiestructuradas y no estructuradas, dos salidas de campo, una en días de no fiesta y otra en días de fiesta. Estas técnicas implicaron un contacto directo de la investigadora con los lugares, escenas, o situaciones donde se presenta la acción o el fenómeno a estudiar.

Salida de campo en días de no fiesta.

Se trazó como propósitos observar las dinámicas cotidianas que funcionan y prevalecen en el municipio (actividades regulares, rutinas específicas, comportamientos, ritmos y pausas mediante la observación participante)12 y realizar entrevistas en profundidad13 a actores claves, con el fin de reconocer las distintas concepciones que existen sobre la fiesta, identificar los aprendizajes que construyen durante su organización y recopilar información sobre las trayectorias históricas de esta práctica cultural. En últimas, la intención fue identificar la dinámica cultural del pueblo en su cotidianidad y tener un primer acercamiento con los actores claves que promueven la organización de la fiesta.

11 Se presentan algunas ideas y el diseño metodológico que ha guiado toda la investigación con el fin de contextualizar, pero todas ellas no se pueden desarrollar en este artículo.
12 Tradicionalmente, el objetivo de la observación participante ha sido indagar las situaciones donde se expresan y generan los universos culturales y sociales en su compleja articulación y variedad. La aplicación de esta técnica, requiere la presencia de la percepción y de la participación en experiencias concretas. Como su nombre lo indica esta técnica contiene dos actividades principales: observar y participar. El observar consiste en reconocer todo lo que acontece y participar en una o varias actividades de interés. La participación pone énfasis en la experiencia directa e implica estar a dentro del fenómeno a estudiar.Desde el ángulo de la observación, el investigador aunque participe, debe estar siempre alerta de prestar atención y registrar los distintos momentos y eventos de la vida social (Guber, 2006)
13La entrevista en profundidad implica la realización de varios encuentros con la misma persona. En el primer encuentro, se hizo una entrevista de carácter abierto mediada por preguntas generadoras; posteriormente, la información recogida se analizó para definir si era necesaria una entrevista posterior. En el segundo encuentro, se realizaron entrevistas semiestructuras con las mismas personas para bordar temas o ejes temáticos pendientes en la investigación. (Guber, 2006)

Antes de la entrada al campo, se elaboró un protocolo de viaje que guió la ruta de trabajo en el municipio. En él se establecieron los criterios de selección de los actores, las actividades a realizar día a día, los temarios de las entrevistas y las guías de observación.

Una decisión metodológica que se tomó en esta salida fue seleccionar 6 actores claves: tres personas que participaran en la organización de la fiesta, una que hiciera parte del componente religioso y dos del componente cultural. Dos personas mayores de la comunidad que pudieran dar información sobre las distintas trayectorias de la fiesta, una que recomendaran los entrevistados. Los criterios de la selección de los actores fueron los siguientes:

Salida de campo en días de fiesta.


Se plantearon como objetivos: a) observar y participar de las actividades culturales y religiosas de la fiesta para lograr una mayor comprensión de sus principales momentos y su dinámica cultural en general. b) realizar entrevistas semi-estructuradas a algunos actores seleccionados para intentar dar respuesta a algunos aspectos que quedaron pendientes en la salida de campo anterior. c) hacer entrevistas no estructuradas14 a otros actores que participan en las 14 Las entrevistas no estructuras o no directivas, no requieren de un cuestionario o una pregunta establecida para favorecer la expresión del entrevistado, cuento a temáticas, términos y conceptos Se escogió esta técnica teniendo en cuenta que los actores estaban en la dinámica de la fiesta y la idea era formular preguntas que respondieran a su vivencia y experiencia.(Guber, 2006)actividades y el proceso organizativo de la fiesta, pero no fueron contempladas desde el punto de vista de la investigación. La participación fue el medio para acceder a los aprendizajes que los sujetos negocian e intercambian en la fiesta y visibilizar los lugares de encuentro que emergen en el transcurrir del evento. La investigadora asumió el rol, de un participante observador, esto significa que asumió varios roles en la fiesta y explicitó a los actores el objetivo de su investigación. Durante el proceso del trabajo de campo fue importante registrar las impresiones, sentimientos y el acumulado de actividades realizadas mediante el diario de campo. (Sandoval, 2006) Una decisión metodológica que se tomó para esta salida de campo fue mantener las categorías de actor acordadas en la anterior (Junta organizadora, parroquia y otros actores) y seleccionar 8 entrevistados: cinco personas a quienes se les hicieron entrevistas,15 y tres personas que participaran en las actividades y en el proceso organizativo de la fiesta, pero no habían sido contempladas en la investigación. Los criterios de la selección de los actores fueron los siguientes:

ALGUNOS RESULTADOS1

Sobre la cotidianidad del municipio.

En los recorridos que se hizo a distintas horas por las calles y barrios de Acandí se observó que el pueblo tiene una cotidianidad en días de semana y otra los fines de semana. Ambas son totalmente distintas. Esta varía en sus rutinas, actividades, ritmos y pausas del pueblo. Esto se debe a que en los fines de semana no hay vida institucional, por lo tanto, predominan las actividades deportivas, recreativas y nocturnas. Los ines de semana la vida del pueblo transcurre en las canchas, los estaderos y en las calles. Por ejemplo, en las tardes mientras unas personas jugaban softbol, fútbol y tejo en las canchas deportivas del municipio, otras, se dedicaban a jugar dominó, parqués y cartas en las calles. En las noches, el ritmo del pueblo se aceleraba. Muchas personas se congregaban en la calle principal a tomar algo, rumbear, encontrarse y compartir con otras personas.

Cambios e inversiones en la cotidianidad en los días de fiesta.

En las entrevistas realizadas se identificó que la vida cotidiana del pueblo se detiene para participar en las actividades representativas de la fiesta: las procesiones marítimas y terrestres, las novenas, las corralejas, las noches de verbenas o porros. Algunas personas aprovechan esta época de gran afluencia de personas y turistas en el pueblo para poner ventas en sus casas. La Alcaldía Municipal declara el 16 y 17 de julio como días cívicos, en vista, de que esta festividad conlleva a la amplia participación de residentes y visitantes que vienen de distintas partes del territorio nacional, reactiva la economía, genera esparcimiento y recreación a toda la comunidad acandilera. Otras entidades públicas y privadas, semanas previas a la fiesta, llegan al acuerdo de trabajar, uno o dos horas más, para tener medio día libre durante los días de la fiesta2.
.
“I01: ¿Ustedes consideran que cuando hay fiesta cambia la rutina del pueblo?

M.Z: Sí cambia, en todo sentido. En las casas cambia, porque uno está pendiente de las novenas, tiene que ir a misa, a los barrios y desocuparse temprano para hacer la comida. Para los tres días de la fiesta cambia muchísimo, porque también la gente está pendiente de las festividades en el día, que son el manteo3 , a veces se hacen porros en el día y las actividades en la iglesia. Yo me imagino que las que tienen hijos y les gusta la fiesta deben dormir temprano a esos muchachos y darle la comida para poder ir a los bailes. Yo no, porque nunca fui parrandera, pero sí, uno ve eso” (Entrevista realizada en campo, 2012).

1 Se trata de una investigación aún no acabada y, por consiguiente, no se han sistematizado todos los datos recogidos en campo para sostener empíricamente las hipótesis relacionadas con el tema de estudio.
2 Los días principales de la festividad son el 14, 15 y 16 de julio. Las novenas inician el 09 y terminan el 16 de julio.
3 El manteo o las corralejas son un elemento de la fiesta, que entró en los últimos tiempos, por la alta concentración de “chilapos” en la zona. Éstas intentan imitar a las que se realizan en el Atlántico pero con ciertos matices; las personas que participan en esta actividad son generalmente hombres, éstos son los que están dispuestos a “mantear” (con ropa de color rojo) para atraer a las vacas que han sido prestados por los ganaderos del municipio, al estilo de una corrida de toros. Sin embargo, acá tiene una connotación de diversión o de una parodia a las corridas sofisticadas y tradicionales. En este sentido, los cachos de los toros o “vaquillas” son rodeados con cinta para evitar heridas a los participantes, adicionalmente se hacen campañas por el altoparlante promoviendo el buen

Sobre la trayectoria histórica de fiesta.

La dinámica cultural de la fiesta ha tenido transformaciones, de acuerdo a nuevos elementos que empiezan a hacer parte del contexto acandilero: la música, la moda, los bailes y los nuevos espectáculos. Como se mencionó anteriormente durante sus primeras celebraciones dominaban los ritmos de Bullerengues, Sextetos y Fandangos, que eran interpretados con instrumentos musicales elaborados artesanalmente con cuero de animales. Posteriormente, empiezan a ser tocados por la banda papayera qué es llevada al municipio en los días de fiesta.

Estos ritmos musicales actualmente han perdido protagonismo en la fiesta, porque en el lugar donde se realizan las noches de porros y fandangos también se realiza la verbena principal. Esta última, tiene la particularidad de congregar muchas personas, a través de un equipo de sonido –picó- que propaga géneros musicales actuales (reggaetón, vallenato, champeta). Debido a esta situación, los acentos musicales tocados por la banda son opacados, las personas mayores que aún conservan esta tradición prefieren no participar del evento por el excesivo ruido de la música o porque han sido objeto de burla de algunos niños, niñas y adolescentes.

La entrada de nuevos géneros musicales ha marcado preferencias por otros ritmos. En la actualidad uno de los eventos que está tomando fuerza es la realización de conciertos vallenatos de artistas populares. En el año 2011, se hizo un concierto donde se llevó a un reconocido cantante de este género del departamento. Éste tuvo las características de un evento privado. El espacio donde se hizo fue encerrado y la entrada tenía un costo de difícil acceso para todas las personas.

En síntesis, algunos aspectos de la fiesta se han transformado, porque elementos ajenos a las tradiciones del municipio gradualmente se han incorporado, las lógicas de los tiempos cambian y día a día entran fenómenos culturales urbanos a un contexto rural con los que la fiesta debe tramitar y negociar. La mirada a emplear en el estudio debe poner atención a estos nuevos elementos y pensar cómo ha creado nuevas dinámicas culturales que son importantes para rastrar las distintas trayectorias históricas de la fiesta.

La fiesta como escenario de recreación y de encuentro.

Esta fiesta popular tiene mucha importancia para los habitantes del municipio, porque los lenguajes del cuerpo, invitan a pensar que representa un lugar importante. La gente está trato de los animales, puesto que son propiedad de los ganaderos y éstos las prestan sólo por el compromiso de amenizar las fiestas.

ocupada todo el tiempo en ver qué se va a poner, qué va a usar, cómo y cuándo. Algunas personas estrenan. Este lenguaje da pistas para pensar que el componente cultural juega un papel más importante que el religioso, porque representa una de las pocas posibilidades de diversión y recreación que tienen las personas para lucirse, encontrarse y relacionarse con toda la gente de la comunidad.

L.G: “En estos momentos representa mucho la celebración de la fiesta patrona del municipio, pero también significa una de las pocas posibilidades de diversión que tiene la gente acá, porque no hay muchos espacios, muchas cosas distintas para la recreación y la diversión. Yo diría que juega un papel, casi que más importante, o tan importante como el religioso ese componente de poderse divertir, de poderse recrear, de poderse lucir. Desde ahí sale entonces la parte del vestido, la ropa para el 16 de julio. Todas a estrenar. Todo el mundo: niños, grandes, adultos, toda la gente. No es que son más los adultos y los niños, no. Tú sales y ves a los niños y las niñas súper vestidos, las niñas con peinados muy lucidas., Es una de las cosas más importantes para la gente acá. Es una de las oportunidades de recrearse, de lucirse, de relacionarse con toda la gente de la comunidad. Es un espacio de relación entre todos. (Entrevista realizada en campo, 2011)4

La fiesta como escenario de aprendizaje.

En el transcurso de la investigación se ha observado que mediante el proceso organizativo de la fiesta sus promotores han aprendido a organizarse, repartirse las funciones estratégicamente de acuerdo a las habilidades de cada participante, responsabilizarse de una tarea puntual y colaborarse los unos a otros. Del mismo modo, las distintas ediciones de la fiesta les han enseñado a utilizar adecuadamente los espacios; progresivamente ésta les ha ido dando las orientaciones de cómo irla mejorando. Por último, han comprendido la importancia de valerse de otras personas, en el proceso organizativo y logístico que conlleva la fiesta, porque día a día implica nuevos restos logísticos y demandas culturales.

CONCLUSIONES


El ejercicio de hacer etnografía, de observar y habitar un terreno medianamente conocido no
es fácil5 . Ello requiere de un buen olfato, capacidad de imaginación y un buen portero6
.
Tener un buen olfato.

4 Este es un actor que no fue contemplado desde el punto de vista de la investigación, pero fue tenida en cuenta por el liderazgo que ejerce en la comunidad.
5 Se habla del término medianamente, porque la investigadora fue habitante del municipio de Acandí por 10 meses, cuando estuvo vinculada en un Proyecto de Primera Infancia en el año 2010. Producto de esta experiencia, surge la iniciativa de situar su proyecto de investigación de la maestría en la fiesta de la Virgen del Carmen.
6 El portero es la persona que facilita la entrada a los espacios del investigador. Notas de clase. Curso Fundamentos Metodológicos del Énfasis. Maestría en Educación. Énfasis Educación y Desarrollo Comunitario. Universidad del Valle. Cali, Colombia.

En el trabajo etnográfico algunas veces los espacios no están aptos para la observación por la gente que los transita, ahí es pertinente abstenerse de tomar fotografías y mirar en exceso. Dejar soltar la intuición es un requisito para el trabajo de campo. Detenerse en el momento justo y dejar a un lado la presión de los objetivos de la investigación cuando la lectura del contexto lo amerite, es clave para el ejercicio de la etnografía.

La capacidad de imaginación.

La capacidad de imaginación exige al etnógrafo buscar múltiples alternativas para la recolección de la información que rompan con las tradicionales, para ello es necesario jugar a ser varios personajes, buscar el lugar idóneo para la captura de las imágenes, observar de manera natural, no buscar sobresalir y resaltar ante los otros, buscar personas claves que puedan dar información, buscar espacios aptos para tomar las notas, guardar prudencia y silencio cuando se requiera.

Tener un buen portero.

Esto facilita la entrada a ciertos espacios cerrados, sin ser visto como un extraño que entra a observar, indagar, cuestionar y rastrear a los otros. Una entrada abrupta a lugares merecedores de observación puede entorpecer el trabajo en campo. Antes de entrar a un espacio es necesario reconocer sus lógicas y dinámicas o valerse de una persona que las conozca para no cometer errores que imposibiliten futuras observaciones.

Referencias Bibliográficas

Alvarez, M, Marín, G & Rosique, J. (2004.). Cultura alimentaria en el municipio de Acandí. En boletín de antropología universidad de Antioquía, volumen 18 (35), 51-72.

Bajtin, M. (1987). La cultura popular en la Edad Media y en el Renacimiento en el contexto de François Rebeláis. Madrid. Alianza Editorial

Freire, P (1971). Pedagogía del oprimido. México. Siglo XXI.

Flórez, F. (2008). Etnografía semiótica de las identidades emocionales en la fiesta de El Valle (Chocó-Colombia). Revista Colombiana de Antropología, 191-221.

Guber, R. (2001) La Etnografía: Método, campo y reflexividad. Bogotá. Norma.

Ginzburg, C. (1995) Señales, raíces de un paradigma indiciario. México. Taurus. Hidalgo, N y Palma T. Biotecnología: elemento importante en la domesticación de las plantas medicinales. Recuperado el 23 de octubre de 2011 en http://orton.catie.ac.cr/repdoc/A6818E/A6818E.PDF#page=97

Jociles, M y Charro, C. (2008) Construcción de los roles paternos en los procesos de adopción internacional: El papel de las instituciones intermediarias. Política y Sociedad, 2008, Volumen 45 (2), 105-130

Leyva, P. (1993). Colombia Pacífico, Tomo II. Poética en las calles. Devoción y diversión en la fiesta de san pacho de Quibdó. Recuperado el 23 de octubre de 2011 en http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/geografia/cpacifi2/indicecpacific2.htmSánchez Rico, D.L. La fiesta de la Virgen del Carmen del municipio de Acandí-Chocó, como escenario de aprendizaje desde sus formas organizativas y de encuentro 91

Mejía, Marco (2011). Las travesías por construir un pensamiento educativo y pedagógico crítico en y desde América Latina trazando cartografías de las educaciones populares. Documento no publicado. Cali. Universidad del valle

Pérez, M. (2006). La música son de negro son de pajarito, punto de convergencia de la cultura tradicional y oralidad de las comunidades del Bajo Magdalena. Revista el artista, volumen (3), 108-131

Pizano, O (2004). La fiesta, la otra cara del patrimonio. Valoración de su impacto económico, cultural y social. Bogotá. Convenio Andrés Bello. Rinaudo, C (s.f) Fiestas de independencia de Cartagena: dos concepciones de las políticas culturales y del Caribe. Texto provisional en curso de publicación en Ollin, Revista del Centro INAH Veracruz.

RUIZ, D. (2006). Nuevas formas de ser negro. Consideraciones sobre las identidades entre la gente chilapa y negra del Bajo Atrato. Colección Monografías, (37), 1-35. Disponible en: http://www.globalcult.org.ve/monografias.htm

Sánchez, D (2011). Notas de campo. Salida de campo realizada el 14 de julio de 2011. Universidad del Calle. Cali. Colombia. Documento no publicado.

Sánchez, D (2012). Notas de campo. Salida de campo realizada entre el 12 y 19 de julio de 2012. Universidad del Calle. Cali. Colombia. Documento no publicado.

Sandoval, C. (2002) Investigación Cualitativa. Programa de Especialización en Teorías, Métodos y Técnicas de Investigación. Bogotá. ARFO Editores e Impresores Ltda.

Este artículo también se encuentra a disposición de los lectores en formato pdf
portada
Contra-portada
Diana Lorena Sánchez Rico