Revista
Latinoamericana de
Recreación

ISSN: 2027-7385
Indíce
Suscripción
Comité Editorial
Cartas al Director
................................................
» Ediciones Anteriores
................................................
Instrucciones a los autores
Convocatoria
...............................................
EDUCACIÓN AL AIRE LIBRE - OUTDOOR EDUCATION
.............................................................................................
English Spain

Iniciar Sesión
Usuario:
Contraseña:
 Recordarme
 

ResResumen. El presente artículo pretende traer a la luz diferentes elementos que tienen que ver con la sistematización de una propuesta educativa. Se resaltan los diferentes aspectos que convierten la experiencia de un centro de educación al aire libre (Greenkill Outdoor Education Center, YMCA of Greater New York) en un proyecto de formación en recreación. Se dan a conocer los fundamentos éticos y pedagógicos que se encuentran detrás de las prácticas, las habilidades y competencias que se desarrollan. Compartimos el perfil y las particularidades de sus participantes, los contenidos que se trabajan así como los principios metodológicos que hay detrás de las prácticas, la forma de evaluación actual, así como una propuesta de mejora a futuro.

Palabras claves: Educación – Naturaleza – Recreación


Abstrac. The present article pretends to bring into light the different elements that have to do
with the systematization of an educational proposal. It highlights the various aspects that
make this experience of outdoor education in a formation program on recreation. The ethical
and pedagogical founds behind the practices are brought up, as well as the skills and
competencies that are developed during the experience. Disclosed are the profiles and
characteristics of the participants, the content to be worked, the methodological principles
behind the practices, the current evaluation form and a proposal for its future improvement.
Palavras-chave: função, idosos, atividade física, recreação, atividades físicas - recreativo

Key Words: Education – Nature – Recreation

DATOS BIOGRÁFICOS

Estudiante Licenciatura en Educación, opción tiempo libre y recreación, Universidad Católica
del Uruguay, agustiniml@gmail.com.

Introducción.

Durante el periodo 2008-2009, por un total de 16 meses, trabajé en un centro de educación al aire libre en el estado de Nueva York. A dos horas de la gran ciudad y en el límite fronterizo con Pensilvania y Nueva Jersey se encuentra Greenkill Outdoor Education Centre, perteneciente a la YMCA of Greater New York. En este lugar y a lo largo de dicho tiempo tuve la oportunidad de formar parte del equipo de instructores que llevaban adelante la tarea educativa del centro.

Durante el período escolar, distintas colegios de las zonas aledañas se acercan al centro para participar de sus programas. En estancias que pueden durar entre uno y cinco días, las instituciones se quedan en las facilidades del centro realizando diversas actividades. Lo que el centro propone es un complemento del currículum escolar a la vez que una ampliación del mismo, a través de una experiencia vivencial, en un contexto diferente y en contacto con la naturaleza.

Al arribar al centro los estudiantes son divididos en grupos reducidos de no más de 14 cada uno, y son asignados con un instructor que los acompañará desde ese momento hasta el final. Los distintos grupos tendrán un cronograma de actividades a seguir bien especificado, con horarios de los distintos momentos y los talleres de los que participarán durante la experiencia.

El centro cuenta con una variedad de talleres que corresponden a diversos temas que forman parte del currículum escolar entre algunos otros. Los Colegios que participen pueden elegir aquellas opciones que deseen para sus estudiantes según sus preferencias. Los grandes ejes temáticos son los siguientes: Trabajo en Equipo, Técnicas y Habilidades al Aire Libre, Ciencias Naturales y otras actividades complementarias. Cada uno de estos tiene luego variedades de talleres, solamente a modo de ejemplo, dentro de ciencias encontramos: Vida Salvaje, Ecología del agua, Geología, Las Estaciones, Ecología Forestal, entre otras.

En la mañana los participantes tienen agendadas dos actividades, un corte para el almuerzo, dos actividades en la tarde y luego en la noche se encuentran con actividades propias del Colegio o bien pueden escoger participar de las actividades complementarias que ofrece el centro, fogón velada, juegos varios, entre otras alternativas. En su estadía realizan diferentes actividades de diversas temáticas pero todas tienen como meta principal la participación y la experimentación. Para lograr esto, el medio y la forma preponderante para la realización de todos los talleres y actividades es la recreación.

Educación al Aire Libre.

Fundamentos éticos y pedagógicos

Si bien existe un gran foco de la experiencia en las distintas áreas temáticas antes mencionadas, la columna vertebral de todas las propuestas que se realizan es el trabajo en equipo, la recreación, la lúdica y la participación. Esto configura el tronco principal de la experiencia y la atraviesa de lado a lado.

Consolidar una pequeña comunidad, de entre 8 y 14 integrantes cada una, con un instructor que lleve adelante la tarea educativa, permite generar un ambiente con cierta intimidad y un seguimiento más personalizado de cada uno de los integrantes. Un grupo pequeño donde se pueda generar la confianza, y esta como pilar fundante para la participación y esta última para la experimentación y un aprendizaje significativo. Los propios alumnos con la orientación de un facilitador (en este caso el instructor) se apropian de su propio proceso de aprendizaje. En la propia forma de trabajo encontramos un trasfondo ético y pedagógico. En primer lugar, dejar que el estudiante sea participe de su propio proceso de aprendizaje, que se haga manos en la masa con las actividades que se proponen y con el conocimiento que hay detrás. Supone el rol del instructor en un estado relativamente avanzado del que propone Pablo Waichman (1993) sobre el recreador. El autor plantea que el recreador con el tiempo y progresivamente, debe ir dejando al recreando ser el que gestione su experiencia. Es decir, ir dejando que paulatinamente los participantes puedan tomar “posesión” de su propio proceso, con cada vez menos intervenciones de un facilitador externo. En el caso de esta propuesta, nunca se llega a prescindir del facilitador, ya que en primer lugar, el tiempo para dicho proceso no es suficiente y en segundo lugar, tampoco es esta la intención. Creemos que la existencia de un facilitador externo que guíe y modere la propuesta es muy enriquecedor, potencia los aprendizajes, así como asegura que el proceso mantenga los objetivos y finalidades planteadas. Si bien se busca continuamente que los participantes sean parte activa del proceso de aprendizaje, el facilitador tiene un rol importantísimo, captando los emergentes, contemplando las individualidades para generar un marco de contención y poder brindar oportunidades de aprendizaje para todos. Cabe también destacar que los grupos participantes son escolares y liceales, la presencia de un adulto responsable que además de ayudar a garantizar un proceso mínimo de aprendizaje, debe amparar la seguridad y bienestar general de los participantes, sabiendo que la mayor parte de las actividades se realizan al aire libre, explorando y recorriendo varios kilómetros de naturaleza “salvaje”.

Es a través de técnicas lúdicas y de la recreación que ponemos en práctica esta metodología de educación experiencial, considerada muchas veces más bien como una filosofía educativa. La Asociación para la Educación Experiencial (AEE) la define como “un proceso a través del cual los individuos construyen conocimiento, adquieren destreza, e incrementan los valores a partir de la experiencia directa” (Luckner y Nadler, 1997). A esto, Luis Fernando Parra (1997) agrega que “combina el uso sistemático de actividades, juegos y obstáculos grupales con evaluaciones y retroalimentaciones de los procesos, creando una atmósfera que facilita y apoya el desarrollo de objetivos específicos”. Bajo esta modalidad es que el programa pretende aprender haciendo, y supone que las personas aprenden más cuando entran en contacto directo con sus propias experiencias y vivencias.

El primer momento por el que cada subgrupo pasa es el de Team-Building (construcción del equipo), clave para el eventual desarrollo del grupo. Esto son una serie de técnicas referidas a la mejora de habilidades de trabajo en equipo. Comenzando con actividades más sencillas y simples de presentación, trabajando la integración, la pertenencia al grupo y el compromiso con el mismo, llegando a desafíos más complejos para trabajar la comunicación, confianza, liderazgo, coordinación, complementariedad y toma de decisiones. El principal objetivo y desafío constante es lograr que los esfuerzos individuales den por resultado un desempeño que es mayor a la suma de los aportes de cada uno (sinergia). Al ser todo el programa en grupos, es importante que estos puedan trabajar de la mejor manera posible, ya que dependiendo de cómo se desenvuelvan como pequeña comunidad, podrán conseguir mayores aprendizajes y sin dudas, una experiencia mucho más satisfactoria y significativa. Además de esta primera instancia grupal, donde se dispone de un tiempo de unas 2 horas aproximadamente, estos aspectos de team building se retoman en el resto del programa. Ya sea con actividades propias de la rutina, como el día que se realizan los almuerzos por grupo al aire libre, donde deben organizarse para la realización de la comida, juntar leña, encender el fuego, preparar los alimentos, cocinar, servir y limpiar. Como también en el taller de técnicas y habilidades de supervivencia, en el armado de un refugio en el cual puedan entrar todos los integrantes. Así, durante toda la experiencia se fomenta la construcción de un equipo, que puedan dividirse las tareas, organizarse para lograr mejores y más rápidos resultados, idear estrategias para la resolución de distintos desafíos que pueden ser generados por la propia rutina o con alguna propuesta puntual de un taller.

Muchas de las claves para lograr un buen trabajo en equipo van emergiendo en la propia dinámica de las distintas actividades, siendo esto una de las claves del programa, poder visualizar los distintos elementos y aquellas actitudes que ayudan así como aquellas que dificultan la tarea grupal. Poder comprender como cada uno puede aportar desde su lugar para sumar a la tarea grupal, liderando o siguiendo y apoyando a otros, comprometiéndose, escuchando ideas de otros y darse el lugar para opinar y participar.

Para poder lograr todo esto, aparece otro componente fundamental y con tanta importancia para toda la propuesta como lo es el trabajo en equipo, la recreación y la lúdica. Esto es un elemento que también se encuentra como la espina dorsal del programa ya que todas las actividades que se plantean, tienen componentes lúdicos y recreativos. Lo lúdico, la recreación y los juegos aparecen a lo largo y ancho de todas las actividades planteadas. Esto brinda la posibilidad de experimentar dentro de un espacio seguro y de contención. Este tipo de actividades dan permiso, para la participación, para el error y para el acierto, para actuar sin miedo. Las características lúdicas de las propuestas que se realizan pretenden ser un medio para la transmisión de los contenidos, desarrollo de habilidades y competencias. La recreación como un medio para y no un fin en si misma. Es así que la recreación aparece como el marco de seguridad, así como también de motivación de la experiencia en su totalidad.

Por otro lado, todas las temáticas que se trabajan, tienen que ver con la visión que sostiene el programa sobre lo que desea para el futuro del mundo. Es decir, es centro de educación al aire libre, que tiene como fin transmitir ciertos valores y formas de ver y ser en el mundo. Esto tiene que ver con el impacto del Hombre en el mundo, como él se relaciona e interactúa con el mismo y con el medio que lo rodea. Se comprende a la naturaleza como medio excepcional para vivir y compartir experiencias significativas y a la práctica recreativa como satisfactor de necesidades. Greenkill pretende promover experiencias de calidad, con potencial para desarrollar y mejorar habilidades sociales y culturales, aportando a un desarrollo integral. Busca generar un mejor entendimiento del medio natural a través del descubrimiento y la experimentación, ahondando en las relaciones persona-persona, persona-naturaleza y naturaleza-naturaleza, así como también profundizar en nuestra responsabilidad ambiental.

En esta mirada, encontramos una responsabilidad ética y hasta filosófica del accionar de este centro de educación al aire libre. El cuidado del medio ambiente así como también de nosotros mismos, nuestros vínculos humanos y con lo que nos rodea se ha convertido en algo de interés general y es en definitiva lo que busca profundizar esta propuesta educativa. Todas nuestras acciones tienen un impacto en nuestro entorno, es importante ser consciente de esto para poder problematizarlo y ser responsables con lo que hacemos. En la situación relatada anteriormente, cuando realizamos un fuego y almorzamos al aire libre, lo que hacemos con nuestros residuos, el lugar donde se hace el fuego y su posterior apagado son algunos ejemplos de las consideraciones que se pueden tomar para el cuidado del medio, así como trasladarse por el predio del lugar utilizando los senderos y trillos ya trazados para generar menos impacto.

Uno de los talleres que siempre es solicitado por las instituciones que concurren al programa es el de vida salvaje, y a continuación daremos un pequeño ejemplo de lo que podríamos encontrar en el mismo. Algunas de las temáticas que se abordan dentro del taller son: el impacto que produce el Hombre sobre los distintos hábitats y adaptaciones en los animales. Una de las actividades realizadas se llama “Paranoia”, un juego muy divertido que consiste en lo siguiente: se delimita un espacio de juego (10x10m), a cada participante se le da una bandana la cual colocarán colgando del pantalón, quedando expuesta más de la mitad de la misma a modo de cola. El objetivo del juego es intentar robar la mayor cantidad de colas al resto de los compañeros, al finalizar el tiempo, el que tenga más será el ganador. En cuanto robo una cola, tengo unos segundos de inmunidad donde pongo una rodilla en el suelo mientras me coloco la nueva cola, una vez puesta, de vuelta al juego. Si me roban las colas y no me quedan, me siento en el suelo y no me puedo mover del lugar, la única forma de volver a jugar y poder moverme por el terreno de juego, es si un compañero despistado pasa cerca y puedo robar su cola desde el lugar donde me encuentro sentado. Una vez finalizado el juego, se lo vuelve a repetir, pero esta vez se reduce el espacio de juego y así cada vez que lo jugamos nuevamente, el terreno es más y más pequeño. Ahora bien, una vez que se experimentó el juego algunas veces, se les pregunta a los participantes sobre lo sucedido, ¿En qué consistía el juego? ¿Qué fue lo que pasó? ¿Cómo eso afecto el juego? ¿Qué tendrá que ver esto que vivimos en el juego con el impacto del Hombre en los hábitats naturales de los animales?.

Hay muchas cosas que se trabajan en una actividad como esta, dependiendo de los emergentes particulares del juego, pero en muchos casos, se trata de la relación presa-predador y como esta se ve afectada con la disminución del espacio físico, ¿Qué sucede cuando la misma cantidad de animales coexisten en un espacio más reducido? ¿Qué cosas pueden producir esta disminución? A partir de la pregunta es que los individuos pueden hacer un rescate y crear significado a la experiencia. En el caso de adaptaciones de los animales, pueden entrar al caso el camuflaje, las orejas como antenas en los mamíferos o la eco-localización en los murciélagos. Con una simple venda en los ojos y hacerlos encontrar objetos en base a su sonido, de alguna forma se puede experimentar cómo funciona.

En último lugar pero sin duda no menos importante, está el propio lugar geográfico donde se encuentra “Greenkill Outdoor Education Center”. Su fauna y flora, sus paisajes y el aire que se respira proponen de antemano un corte con la rutina y un espacio diferente. Ya antes de comenzar con las actividades hay una inmersión de los participantes en un contexto diferente, un contexto natural que se transforma en el marco de la experiencia. El solo lugar ya provee en si mismo un cierto grado de placer, relax y satisfacción, sus alrededores representan un goce para los sentidos y la psiquis. Así describe Roggenbunk (2000) algunos de los beneficios de los espacios al aire libre con estas características, amplios espacios verdes naturales llenos de vida salvaje, flora y fauna.

Competencias del proyecto
A partir de la experiencia, se espera que los participantes puedan adquirir una variedad de conocimientos y aprendizajes significativos que aporten a su desarrollo integral. Desde momento en el que llegan los participantes del programa ya se sumergen en la dinámica propia de Greenkill. Luego de su arribo, los instructores dan la bienvenida y designan los dormitorios donde quedarán alojados. Una vez instalados, se hace entrega el cronograma de actividades y se repasa junto a ellos algunas normas básicas de funcionamiento del programa y del lugar en general. Consideraciones respecto al funcionamiento de las instalaciones, procedimientos de seguridad y emergencias, así como pautas de cuidado del lugar entre otras.

Además de las actividades propiamente dichas, como los talleres, también se hace hincapié en el trabajo de hábitos de la vida diaria. Lavado de manos antes de las comidas, compartir la mesa junto a pares y adultos, así como la posterior higiene bucal. Se promueve el respeto de las horas de sueño y tiempos de descanso, importantes para la reposición y recuperación de energía. Los participantes tienen cierta responsabilidad para llegar a tiempo a los lugares establecidos por el programa para la realización de las distintas actividades. De esta manera, el programa pretende fomentar en todos sus espacios el desarrollo de ciertas habilidades y competencias necesarias para la vida diaria así como la convivencia con otros.


A partir de las actividades de trabajo en equipo se desarrollan diferentes habilidades y competencias que les serán útiles tanto en la propia experiencia del programa así como también aprendizajes para toda la vida. Se desarrolla el espíritu de trabajo en equipo y se estimula la confianza en uno mismo. Se potencian las capacidades de liderazgo y delegación de responsabilidades a la vez que se comprometen y responsabilizan por la tarea que tienen que realizar. También se apunta al desarrollo de habilidades de comunicación, poder expresarse y transmitir ideas, dar la palabra y saber escuchar. Se trabaja el poder de discernimiento, ante muchas alternativas posibles para solucionar problemas, elegir la opción que más sea conveniente para todo el grupo. Por supuesto que para lograr todo esto es necesaria una cooperación constante entre todos los miembros del equipo y siempre dispuestos a ayudarse mutuamente. La gran mayoría de las actividades no pueden realizarse de forma individual por lo que constantemente tendrán que mantenerse trabajando en equipo.

En el núcleo de actividades en torno a las habilidades y técnicas al aire libre se destacan los talleres de orientación, acampada y supervivencia. Se aprende sobre el manejo de mapa y brújula así como también la utilización de otros recursos para la orientación a partir de lo que observamos en la naturaleza o bien la construcción y elaboración de instrumentos caseros. Elección de lugares adecuados para la acampada, armado de mochilas, levantar las carpas, encender un fuego para conseguir luz, calor y poder cocinar. Construcción de refugios para protegerse de las condiciones climáticas, mantenerse cálido en la noche y herramientas básicas para conseguir agua y alimentos en caso de emergencia.

En el transcurrir de los distintos talleres de ciencias naturales, se abordan muy variados contenidos y conceptos tales como hábitat, predador, presa, adaptaciones, impacto del hombre entre otros tantos. Pero en definitiva lo que se logra a través de ellos en cuando a competencias y habilidades tiene que ver más que nada con el poder de observación e interpretación de lo que los rodea, poder evaluar una situación y ser críticos al respecto, pudiendo sacar conclusiones de los motivos y consecuencias de una situación observada.

Aspectos Psicodinámicos

Este proyecto de formación tiene como destinatarios a Colegios en las proximidades de la triple frontera entre Nueva Jersey, Nueva York y Pennsylvania, de contexto socio cultural medio y medio alto. La gran mayoría del público objetivo oscila en los últimos años de primaria y en los primeros años de educación media, o sea, que van entre los 10 y los 15 años. De todos modos, grupos de niños más pequeños también se acercan al igual que grupos Universitarios, aunque estos en menor medida. Si bien el proyecto tiene un costo relativamente elevado las instituciones que acuden al mismo financian gran parte de la experiencia con la propia cuota del Colegio. De todas formas, lo económico representa una barrera para la participación y el acceso al mismo. El centro se encuentra abierto durante todo el período escolar, habiendo un pequeño período durante el invierno en el cual permanece cerrado debido a las condiciones climáticas, mucha nieve.

Las temáticas abordadas son en su gran mayoría de interés actual de las sociedades, en busca de un mejor entendimiento y relacionamiento con nosotros mismos como seres humanos y el lugar y contexto donde nos toca vivir. La modalidad lúdico-recreativa de todas las actividades que se proponen resultan de una fuerza motivadora más para la participación. Además, la recreación cumple su fin de medio para el desarrollo humano y como satisfactor de necesidades.

De las necesidades que plantea el modelo de desarrollo a escala humana de Max Neef (1993), la recreación resulta un satisfactor sinérgico, y ésta dentro de este proyecto no es la excepción. Las condiciones que se generan para el desarrollo de las actividades en pequeños grupos y con la modalidad recreativa se satisfacen varias de las necesidades que el autor plantea. Necesidades como Ocio, Identidad, Entendimiento, Libertad, Creación y Participación. ¿Cómo es que cada una de estas tiene lugar dentro de la propuesta? En primer lugar, el ambiente en el cual se produce, el aire libre, los juegos, la diversión, el encuentro con otros, el uso de la imaginación y el despertar de la curiosidad son representaciones y satisfactores del ocio como necesidad. Así como para Identidad, el pertenecer a un grupo y tener un rol en el mismo; la experimentación, investigación y la presencia de un instructor guía para el Entendimiento.

En el programa y actividades todos tienen igualdad de derechos, tienen autonomía y libertad para tomar decisiones y acceden voluntariamente a formar parte de las mismas. Por otro lado, la creatividad, la inventiva, el razonamiento y la imaginación están presentes y son necesarias para la realización del programa. Y en último lugar por supuesto que la Participación, pilar fundamental de la metodología de hacerse de su propio proceso de aprendizaje, tener voz, tomar decisiones, apropiarse del espacio, proponer, compartir y acatar, todos elementos imprescindibles y satisfactores de esta necesidad.

Esto no es menor, ya que resulta de una motivación enorme de los alumnos por ser parte y vivir la experiencia. A su vez, la forma en la que se van implementando los talleres, empezando desde lo más sencillo y poco comprometedor hasta lo más complejo y exigente de un compromiso tanto grupal como individual. Las barreras se van rompiendo poco a poco dando paso a la participación cada vez más activa y responsable. No es necesario tener experiencias previas y no existen dificultades en la diferencia de experiencias previas ya que de estas se van nutriendo los participantes, son ellos mismos los que van pautando sin explicitarlo la dinámica que va llevando el proyecto. Aquí nuevamente la importancia del rol del instructor, capaz de leer al grupo y estar atento a sus procesos y al surgimiento de sus necesidades para poder actuar en consecuencia.

Contenidos

Como ya se mencionó anteriormente, los contenidos del programa son muy variados y dependen de los ejes temáticos. Veremos a continuación, cuáles son ellos según las distintas áreas.

Trabajo en equipo:

Componentes del trabajo en equipo: Comunicación asertiva, escucha, cooperación, organización, compromiso, integración, liderazgo, toma de decisiones, planificación y generación de estrategias.

 S.T.O.P. Stop, Think, Observe, and Plan (Detenerse, pensar, observar y planificar)

 Debrief (Rescate, crear significado a partir de una experiencia). Sus 3 preguntas: ¿Qué? (¿Qué paso? Los hechos concretos) ¿Por qué? (Darle sentido y significado, intentar comprender) ¿Para qué? (¿y ahora qué hacemos? Con la síntesis que hacemos, con el aprendizaje nuevo proyectamos como implementarlo en el futuro).

 Concepto y significado de sinergia.Martínez Lanfranco, A. Educación al Aire Libre 127 Habilidades y Técnicas al Aire Libre

 Acampada, tipos de carpas, su estructura y armado, ventajas y desventajas. Lugar ideal para la acampada. Distintos tipos de fuego y sus usos, forma de encendido. Pasos para el armado de la mochila.

 Lectura e interpretación de mapa y brújula, planos y relieves. Puntos cardinales y orientación. Orienteering como deporte.

 Primeros auxilios. Armado de refugio. Necesidades fisiológicas elementales y regla de los “siete 3´s” para la supervivencia.

 Ciencias Naturales

 Concepto de ser vivo y clasificación. Reinos

 Biodiversidad, ecosistema, hábitat, especies, orgánico e inorgánico.

 Presa, predador y su relación, adaptaciones, clasificación.

 Estaciones, clima, accidentes geográficos, tiempos geológicos, minerales y rocas.

 Impacto del Hombre

Principios Metodológicos.

La metodología detrás de las prácticas del centro de educación al aire libre junta la teoría y la práctica de una forma participativa y grupal. Si bien la vivencia de la experiencia es individual y subjetiva, se realiza desde la grupalidad, siempre con y junto a otros. Todas las actividades implican la participación en grupo y con tintes lúdicos. La recreación atraviesa todo el proyecto promoviendo un involucramiento activo por porte de los participantes. Y por supuesto que el juego aparece como el principal posibilitador de la experiencia y de los aprendizajes significativos.

Existe siempre la presencia de un instructor facilitador que vaya acercando los elementos para el aprendizaje pero deja que los participantes sean los propios gestores de ese aprendizaje. Hay detrás una visión constructivista, “el aprendizaje es un proceso activo de construcción de significados por parte de los aprendices y supone la puesta en relación del conocimiento previo con los nuevos materiales de aprendizaje” (Mesa, 1998). En este sentido, el instructor es el mediador entre lo que los estudiantes ya traen consigo y los nuevos aprendizajes. Esta forma metodológica necesita una fuerte interacción y dinamismo entre el instructor, los alumnos y los contenidos.

Los talleres están en módulos de 1h 15m cada uno, o sea que en la mañana y en la tarde tienen 2 horas y media para realizar 2 talleres. El tiempo es gestionado por el instructor y cuenta con la flexibilidad de estirar u acortar alguno de ellos si se considera necesario y provechoso para el grupo. Un día típico comienza con el desayuno, se dividen en los subgrupos para los talleres y se encuentran con su instructor, dos actividades en la mañana, el corte para el almuerzo con un tiempo extra de descanso, en la tarde 2 nuevos módulos de talleres hasta la cena a las 18hs. A partir de las 19hs quedan los grupos libres para actividades propuestas por el centro educativo o bien realizar alguna de las actividades complementarias.

Todos los momentos forman parte de la experiencia, los talleres propiamente dichos, las comidas, los momentos de descanso durante el día, la noche y las horas de sueño necesarias para reponerse.

A menos que las condiciones climáticas no sean las adecuadas, todos los talleres y hasta algunas comidas se realizan al aire libre. Las actividades talleres son llevados a cabo mientras se camina y explora por las 1083 hectáreas de bosque, lagos y pequeños senderos. Las técnicas que se aplican son básicamente lúdicas con la incorporación de algunas de deportes de aventura, como la escalada, canotaje, elementos con cuerdas en la altura y esquí de campo traviesa. Siempre a través de la vivencia colectiva en los pequeños subgrupos que se mantendrán juntos de principio a fin, teniendo interacciones entre los distintos grupos en los espacios comunes, tiempos de descanso, las comidas, las actividades complementarias y el momento de dormir.

Evaluación.

Actualmente, este proyecto de formación tiene distintas formas de evaluación, unas enfocadas a los participantes, o sea, a los propios alumnos y otra enfocada a los referentes de la institución educativa que acompañan a los estudiantes, ya sean docentes, directores o padres. Existe un formulario de evaluación para los estudiantes y otro para los adultos. En ambos casos se les consulta acerca de su experiencia global a la vez que se desglosa el formulario en alojamiento, comidas, instructores, facilidades, contenidos, aplicación y pertinencia del programa. Por supuesto que el de los adultos está realizado en detalle a tal punto de poder distinguir con facilidad los puntos débiles y fuertes del programa.

Estas dos evaluaciones, lo que en definitiva evalúan es, la satisfacción general de los participantes y los adultos por cada uno de los elementos antes mencionados así como el funcionamiento general y la organización del programa. En ningún momento se logra evidenciar el aprendizaje o la incorporación de contenidos, habilidades o competencias.

Por otro lado, de forma bastante informal, sin que quede registro, los instructores en el propio proceso que se va dando desde que comienza su actividad con el grupo hasta que termina van observando y evaluando al grupo. El grupo reducido le permite hacer un seguimiento bastante más personalizado de lo que un docente convencional lo puede hacer en el aula. De alguna manera, el avance de una actividad a otra necesariamente implica la incorporación de elementos nuevos para seguir. Es decir, es claro que hay aprendizajes y se desarrollan ciertas habilidades y competencias pero estas no se miden. No hay forma sistematizada de evaluación para ver la diferencia que hace el programa una vez que pasan por él.

Lo que se propone a futuro para tener una visión más clara del impacto que se tiene con los participantes además de los dos formularios que ya existen son, la incorporación de una bitácora del participante y una planilla de evaluación para los instructores, es decir un registro de la observación.

En la bitácora, los participantes deberán antes de finalizar cada día, completar una serie de preguntas acerca de lo que hicieron en el día. Unas enfocadas a cada taller en particular y otra sobre el día en general. Para cada taller deberán completar: El aprendizaje que me pareció más relevante fue… ¿Por qué? Me quedaron dudas sobre… Por otro lado por cada día deberán señalar lo que más les gustó y justificarlo y mencionar aquello sobre lo que les hubiera gustado saber más.

En el caso de los instructores, tendrán una planilla para completar a lo largo de la experiencia, intentando reconocer distintos aspectos de cada uno de los individuos de su grupo. Con la incorporación de estas dos técnicas de evaluación sumadas a las ya existentes se tienen más insumos para evidenciar los logros del programa, de los individuos y los grupos que participan.

Realidad del programa en Uruguay.

En la actualidad, a partir de distintas instituciones se está haciendo hincapié en la educación ambiental, sobre todo con el presente contexto mundial, donde la preocupación por el ambiente y nuestro impacto en el mundo es cada vez mayor.

Un programa como este aplicado a instituciones educativas uruguayas, apuntando a la concientización y educación de los más jóvenes, sería sin duda de gran provecho. Sin embargo, una instancia tan intensa pero puntual de campamento sin apostar a un proceso mayor, un trabajo previo y posterior a la experiencia, podría caer fácilmente en perder su verdadero potencial. Los procesos educativos necesitan tiempo, una programación a largo plazo que integre más intervenciones y un trabajo que pueda tener continuidad así como un seguimiento adecuado. Al día de hoy, nos encontramos con el apoyo de una Organización Civil (Repapel)1 , donde estamos implementando talleres anuales sobre educación ambiental. Abarcando más de 40 escuelas públicas en Montevideo y comenzando desde el 2012 también en el interior del País. Para el presente año 2013 se pretenden realizar acciones en conjunto con los propios centros educativos para continuar con los trabajos más allá de las intervenciones puntuales, así como la incorporación de un segundo taller y con la ambición de en un futuro poder integrar los campamentos como parte de estas intervenciones de concientización y educación ambiental.

Bibliografía Consultada

Bonell García, L. (2003). “Método: cómo conseguimos que las personas aprendan” y “Técnicas y recursos didácticos”. En Rosa Domínguez Aranda y Rafael Lamata Cotanda, La construcción de procesos formativos en educación no formal (pp. 163-195). Madrid: Narcea.

Luckner, J, & Nadler, R. (1997). Processing the experience. Strategies to enhance and generalize learning. Kendall/Hunt.Estados Unidos.


Mesa, Guillermina, (1998). La Recreación como Proceso Educativo. V Congreso Nacional de Recreación. FUNLIBRE. Manizales, Caldas, Colombia.


Mesa, Guillermina, (2004). La Recreación “Dirigida”: ¿Mediación Semiótica y Práctica Pedagógica? –Una Pregunta para el Debate-. Santiago de Cali, Clombia.

Max Neef, M. (1993) “Desarrollo a escala humana”, Cap. 2. Desarrollo y necesidades humanas. Editorial Nordan-Comunidad, Montevideo, Uruguay.

Moreno, Inés. (2006). Recreación: proyectos, programas y actividades, tomo 1. Capítulos 2 y 3. Lumen, Humanitas, Buenos Aires, Argentina.

Osorio, Esperanza. (2001). Los beneficios de la recreación desde una perspectiva del desarrollo humano. II Simposio Nacional de Vivencias y Gestión en Recreación. FUNLIBRE. Cali, Colombia.

Osorio, Esperanza. (2008). Educación para la Recreación: Una apuesta por la Autonomía y la libertad para la transformación social. X Congreso Nacional de Recreación. FUNLIBRE. Bogotá, Colombia.

Parra, Luis Fernando. (1997). Educación Experiencial. Documentos de los archivos al Aire Libre. Documentos inéditos. Bogotá, Colombia.

Roggenbuck, Joseph, W. (2000). Benefits of Nonfacilitated Uses of Wildernes. Forest Service Proceedings RMRS-P-15-vol-3. U.S. Department of Agriculture.

Waichman, P. (1993). Tiempo Libre y Recreación. Un enfoque pedagógico. Editorial PW. Buenos Aires, Argentina.

Waichman, Pablo. (2009). Del tiempo disponible al tiempo libre: el papel de la recreación educativa. XIII Congreso Internacional de Educación Física, Deporte y Recreación. IV Semana de Investigación. Chihuahua, México.

Este artículo también se encuentra a disposición de los lectores en formato pdf
portada
Contra-portada
Agustín Martínez Lanfranco