Revista
Latinoamericana de
Recreación

ISSN: 2027-7385
Indíce
Suscripción
Comité Editorial
Cartas al Director
................................................
» Ediciones Anteriores
................................................
Instrucciones a los autores
Convocatoria
...............................................
Experiencias de campamentos para la comunidad en Punta Espinillo
(Montevideo, Uruguay)


.............................................................................................
English Spain

Iniciar Sesión
Usuario:
Contraseña:
 Recordarme
 
Resumen: El siguiente artículo tiene la finalidad de relatar la experiencia de campamentos realizados en Punta Espinillo en el departamento de Montevideo Uruguay. Los mismos fueron llevados adelante por diversas Instituciones usuarias (Ong`s, Municipios, centros barriales, centros deportivos, fundaciones etc.) junto con la Intendencia Municipal de Montevideo y la Universidad Católica del Uruguay en los meses de agosto a noviembre de 2011.  El siguiente relato expresa diferentes aspectos de una nueva modalidad de organización y ejecución de campamentos dentro de una propuesta de co-gestión pública y privada, así como también la ejecución de propuestas socio educativas a través de experiencias de recreación acorde a las necesidades de los usuarios.

Palabras claves:
Campamentos, educación, recreación, comunidad.

Experiências de acampamento para a comunidade em Punta Espinillo
  (Montevidéu, Uruguay)

Resumo: O artigo a seguir destina-se a relacionar a experiência dos campos de Punta Espinillo executado pelo Departamento de Montevideo, Uruguay. Eles foram realizados por diversas instituições de usuários (ONG `s, municípios, centros comunitários, centros desportivos, fundações, etc), juntamente com a Prefeitura de Montevidéu e da Universidade Católica do Uruguai, nos meses de agosto a novembro de 2011. A história a seguir expressa diferentes aspectos de uma nova forma de organizar e executar os campos dentro de uma proposta de co-gestão pública e privada, bem como a implementação de propostas sociais e educacionais através de experiências de lazer sob medida para as necessidades dos usuários .

Palavras-chave: Camps, educação, lazer, comunidade.


Camp experiences for the community in Punta Espinillo Montevideo Uruguay

Abstract: The following article is intended to report the experience had at the camps which took place in Punta Espinillo, Montevideo Province, Uruguay. Such camps were carried out by several institutions (NGOs, municipalities, civic centers, sport centers, foundations, etc.) along with the Montevideo City Hall and the Uruguayan Catholic University.
The following account expresses different aspects of a new modality for the organization and implementation of camps within a public and private co-management scheme as well as the implementation of socio-educational programs through recreational experiences according to the needs of those involved.

Keywords: camps, education, recreation, community
Introducción y encuadre del proyecto

La experiencia de campamentos para la comunidad en Punta Espinillo se enmarca dentro de las políticas culturales y sociales que promueve la Intendencia Municipal de Montevideo (en adelante IM). El fin de las mismas es colaborar con aquellos sectores de la población que presentan dificultades para su inclusión social, presentando propuestas donde se estimule la actividad física, la recreación y el deporte comunitario.
Es por esto que en el año 2007 se inagura el campamento Punta Espinillo y se crea un programa de campamentos, en ese entonces a cargo de la Secretaría de Infancia de la IM, en el 2010 la Secretaría de Educación Física, Deportes y Recreación de dicha institución asume la responsabilidad del programa. El objetivo del mismo es facilitar el acceso real de niños/as y adolescentes a la vivencia de actividades de campamentos independientemente de su poder adquisitivo, lugar de residencia, condición social y cualidades físicas.

En el año 2011 se realiza un convenio con la Universidad Católica del Uruguay (en adelante UCU)  donde se acuerda a través de la Tecnicatura en Educación para el Tiempo Libre y la Recreación de la misma, desarrollar proyectos socio educativos tendientes a promover el desarrollo humano de la comunidad a través de experiencias de recreación, así como también facilitar el acceso a la experiencia de campamentos a sectores de la población que no logran acceder a este tipo de propuestas.

Por otra parte la UCU promueve este proyecto como ámbito de práctica curricular de sus estudiantes permitiendo acercarlos a realidades sociales de contexto crítico, ampliando así su mirada crítica y reflexiva sobre su profesión.

En este marco se pone en funcionamiento el programa “Campamentos de Punta Espinillo”, el cual funciona los fines de semana desde los meses de agosto a noviembre.

El campamento Punta Espinillo está ubicado en una zona rural al oeste del departamento de Montevideo, a 45 minutos del centro de la ciudad. El mismo es un parque municipal que cuenta con espacios verdes de esparcimiento donde se puede acampar en época de temporada (diciembre a marzo) y un espacio de cabañas con batería de baños que es utilizada solo para el programa mencionado.

La zona de campamento es muy agreste, no cuenta con agua potable, ni con un salón central para refugiarse en caso de lluvia. Sin embargo se cuenta con un parador municipal a disposición y las cabañas tienen un gran espacio que se pueden utilizar para realizar actividades en caso de mal clima.

La costa del Río de la Plata se ubica a 200 mts de la zona de campamento, pudiendo utilizar las playas de sus alrededores.

El equipo responsable de la ejecución del programa estuvo integrado por dos Técnicos en Educación para el Tiempo Libre y la Recreación (Lic. Juan Pablo Gómez y Ed. Soc. Mateo Acerenza) coordinadores y responsables de la propuesta, junto con una profesora de Educación Física encargada del campamento y representante de la Intendencia de Montevideo (Prof. Lourdes Bello) Además, para la ejecución de los campamentos, contamos con la participación de estudiantes o egresados recientes de la Tecnicatura en Educación para el Tiempo Libre y la Recreación con el rol de recreadores, quienes se integraban a los educadores de las instituciones usuarias participantes del programa.

Fundamentación de la intervención.

El campamento como experiencia educativa...

En primer lugar es importante mencionar que los campamentos son una práctica educativa, donde se pone en juego una constante relación educativa entre el educador (alguien que tiene como fin enseñar) y el educando (alguien dispuesto a aprender), con esto nos referimos a que “La relación educativa vincula al educador, como sujeto que lleva adelante acciones intencionadas, dirigidas y orientadas a la formación de otros sujetos; y al educando, como sujeto que asume de manera comprometida, activa y responsable la adquisición de aquella selección de formas culturales exigida para la integración en diferentes niveles de lo social” (Miranda, 1997).

En este caso, plantearemos dicha relación como encuentro entre dos partes, dando la posibilidad de que algo del orden de lo no sabido aparezca, dándole un lugar al otro, y donde éste realmente sea protagonista de lo que vive, teniendo como principio básico la libertad, haciéndose cada uno cargo y responsable de qué tipo de encuentro se quiere establecer.

Dicho encuentro se dará en en un ámbito diferente, en el cual el escenario educativo estará regido por un acercamiento a la naturaleza y en un ámbito de convivencia, teniendo por tanto, contenidos educativos que mediarán la relación educativa, diferentes a los que se puedan dar en otros escenarios educativos.

En el campamento se ponen en juego diferentes aspectos que hacen a la vida cotidiana de los sujetos, donde todos están en igualdad de condiciones, todos partimos de la misma base: aprender, compartir, experimentar, colaborar y disfrutar de la experiencia educativa.
Dewey menciona el concepto de experiencia  planteando que desde la vivencia cotidiana podemos extraer, por medio de un proceso de reflexión que contemple los elementos emocionales y racionales, los aprendizajes que nos ha dejado dicha vivencia. Por tanto partiendo de esta concepción, el aprendizaje es una tarea que debe integrar todos los elementos que componen una vivencia, sumándole e a esto el poder adquirir en dicho proceso herramientas que permitan transformar la realidad.

Los participantes del campamento como experiencia educativa obtendrán elementos y herramientas que estarán regidos por la vida cotidiana, no solo durante la misma sino una vez terminada.

El campamento, es una estrategia de intervención en el tiempo libre donde se dan procesos de transformación con un potencial educativo y formativo que apunta al desarrollo integral de las personas, dándose una constante interacción entre la naturaleza, el grupo de pares, y los momentos de con-vivencia.

A su vez, nos permite potenciar la vida cotidiana como escenario educativo, la rutina de la con-vivencia, el aseo, los momentos de comida, el vínculo en las cabañas y las decisiones que cotidianamente hay que tomar con respecto a la vida en grupo en un lugar que se comparte con otros.

Berger y Luckmann en su libro “La construcción social de la realidad” (2001) plantean que en la vida cotidiana uno no puede existir sin interactuar y comunicarse continuamente con otros, en una relación “cara a cara”, donde “(..) el otro se me aparece en un presente vivido que ambos compartimos (…) mi “aquí y ahora” y el suyo gravitan continuamente uno sobre otro, en tanto dure la situación “cara a cara”. El resultado es un intercambio continuo entre mi expresividad y la suya.”

Cuando nos referimos a que en el campamento se pone en juego la vida cotidiana, y la convivencia, hacemos referencia también a que estas son parte de un proceso de comprensión de la vida en sociedad, en el caso de este escenario educativo, se ponen en juego aspectos relacionados a los valores sociales que cada uno trae previo a la experiencia educativa y adquiere en la misma, como ser cooperación, respeto, solidaridad, entre otros. Dichos valores sociales conjugan en el escenario campamento y se reproducen, se transmiten y a su vez se adquieren, haciendo de ese encuentro una verdadera zona de incertidumbre, donde los conflictos están latentes, y donde la vida en sociedad se ensaya continuamente.

Hacer de ese ensayo un acto educativo será finalidad de esta experiencia, tomando los conflictos como posibilidades de cambio, haciendo de dicho momento de tensión, en un momento de construcción de convivencia.

En dicha construcción, las normas y  reglas de convivencia, serán pautadas en conjunto con todos los participantes de la experiencia, por tanto estarán acordes y serán en principio aceptadas de forma conjunta entre las partes, estando cada una a la altura de los participantes. El colectivo será el principal responsable de que esto se cumpla, pues será acuerdo de todos. Con esto nos referimos a que el aprendizaje en una experiencia de campamento, es colectiva, donde se refuerzan los procesos de autonomía y la decisión personal volcada a lo grupal.

El desafío por tanto estará en dar paso a la incertidumbre, a creer que los procesos en la experiencia se darán de forma autónoma y sin determinismos, esperar de las partes lo totalmente inesperado “el hecho de que el hombre sea capaz de acción significa que cabe esperarse de él lo inesperado, que es capaz de realizar lo que es infinitamente improbable”, (Arendt, H. en Bárcena y Mélich, 2000)
.

En el campamento los sujetos se enfrentarán a situaciones quizás no vividas con anterioridad y tendrán que buscar y resolver las situaciones de manera innédita para que el proceso continúe.

La experiencia educativa como un juego... 

Partiremos  de la base de que el campamento es un juego o una actividad lúdica en si misma, que se ubica en un espacio y tiempo preciso y determinado, es una actividad incierta, pues el desarrollo no está predeterminado, sino que se vive por el participante y depende de él, cómo será dicha experiencia. El campamento es una actividad reglamentada, las normas y reglas son acordadas por los participantes y las mismas regirán en el transcurso del mismo.

Por momentos se vive en una ficción irreal que solo se enmarca dentro de la experiencia y es vivida así por todos los participantes, una vez culminado todo, se sabe que la ficción ha finalizado. 

Con estos elementos podemos afirmar que la experiencia de campamento es un Juego, que puede ser vivido por los participantes como tal ó no.

Todos estos aspectos hacen que la experiencia lúdica de campamento amparen al sujeto a desarrollarse de manera inesperada, adquiriendo habilidades expresivas y de conocimiento que quizás en otros escenarios no se darían.

El desafío de la experiencia educativa de campamento es establecer una metodología lúdica y recreativa que posibilite aportar a los procesos socio educativos de los participantes, afianzando así la construcción de identidad, procesos de autonomía y de relación con los demás y el entorno.

Por tanto se toma la metodología lúdica y recreativa como un verdadero potencial de transformación. La recreación educativa busca lograr la transformación de la persona y sus comunidades, en todo su tiempo. (Waichman, 1994).

Pensar la intencionalidad educativa de ésta metodología lúdica, será clave fundamental para generar procesos de aprendizaje, de participación y empoderamiento por parte del sujeto.

La recreación y el juego pre dispone al sujeto a un escenario de aprendizaje; éste elige jugar y por tanto desprende habilidades y características personales, que harán que él mismo sea protagonista de su proceso de aprendizaje y transformación social.  Por todo esto, es fundamental pensar en un proceso de empoderamiento, donde se habilite al sujeto a experimentar, tomar decisiones, participar y fomentar su autonomía así como también su libertad de expresión, dándole herramientas para  una reflexión y re significación de lo que vive  intentado mejorar su calidad de vida, así como también un pleno goce de sus derechos.

Osorio plantea que para que se estimule un empoderamiento real es necesario contar con una serie de procesos, ellos son: Construcción de conocimiento, información, exploración y apropiación de hábitos. (Osorio, 2008)

En lo que refiere a la construcción de conocimiento plantea que es necesario que el sujeto vea y reconozca a la recreación y al ocio como parte de su vida y el beneficio que éste conlleva, “en la medida que identifique y reconozca la importancia de este componente para su vida y su bienestar, el participante tendrá mayores elementos para una toma de decisiones adecuadas a sus principios”

Por otro lado plantea la información que hace referencia a la necesidad de conocer las diferentes propuestas que se tienen para ejercer de manera autónoma y tomar decisiones sobre su tiempo libre y ocio.

Explorarlas es otro de los aspectos fundamentales para que el proceso de empoderamiento se dé. “No es suficiente estar convencido que la recreación es importante para la vida y saber cuáles alternativas existen, la exploración, la experimentación, el acercamiento subjetivo a diferentes actividades le permiten a las personas saber cuáles se acercan a sus gustos, necesidades y talentos y sobre cuales le gustaría profundizar.” (Idem).

Por último, plantea la apropiación de hábitos, aspecto muy importante en este tipo de experiencias, pues la autora menciona que es importante apropiarse de los mismos para así poder “crear nuevas rutinas para la innovación y la re-creación de sí mismo”. (Idem)
El juego y la recreación ponen al sujeto en situación para que esto se dé, habilita y da lugar para que sea protagonista y se apropie de la vivencia.

Los contenidos de la cultura, de lo social amplio, de la vida en comunidad son aspectos que se ponen en marcha al considerar al juego como una herramienta educativa. Es por esto que nos paramos ante la idea de que el juego y la recreación es un modelo de intervención socio educativa, (…) “el cual tiene como motores al Tiempo Libre y al Juego: Tiempo Libre como un ámbito de intervención apropiado para lograr objetivos sociales y educativos; y Juego como herramienta apropiada para la re significación de la cultura” (Lema, 1998). 

El programa Campamento Punta Espinillo tiene la finalidad de trabajar en esta línea de acción, poniendo especial énfasis en lo socio educativo y lo comunitario, tomando a la recreación y al juego como experiencias posibles para el empoderamiento y el apropiado desarrollo humano de las personas participantes.

Descripción de la experiencia.

Puesta en marcha del programa...

El programa “Campamentos de Punta Espinillo” se llevó adelante en los meses de agosto a noviembre del 2011, con dos aspectos centrales que hacen a la gestión de las intervenciones. Por un lado un equipo coordinador de la propuesta integrado por cuatro personas, representantes de la UCU, de la IM y la institución usuaria, que se encargaban de la planificación. Por otro lado, la puesta en marcha del campamento que se realizaba con la supervisión general del representante de la IM (como responsable de las instalaciones de campamento), con uno de los coordinadores de la UCU (encargado del programa de campamento),  con el representante de la institución usuaria,  y con tres pasantes de la Tecnicatura en Educación para el Tiempo Libre y la Recreación de la UCU.

En los meses de agosto a setiembre el trabajo realizado fue de coordinación, en primer lugar las instituciones aspirantes a formar parte de este programa solicitan a la IM su inquietud por participar, allí se toman los pedidos de participación en el programa, quedando a cargo de la IM la selección de las instituciones usuarias. 

La forma de selección se hace acorde a los objetivos de cada institución de participar, así como también experiencias previas en el predio de Punta Espinillo antes de que este programa se  pusiese en marcha. (entre los años 2007 y 2010).

Una vez culminada la etapa de selección y agendadas las fechas de fines de semana para la realización de los campamentos, es que se comienza a trabajar fuertemente en el armado de cada uno.

Los dos coordinadores de la UCU y la coordinadora de la IM se ponen en contacto con cada institución realizando así los primeros encuentros de trabajo. Allí se enmarcan los objetivos de la experiencia por parte de los coordinadores del campamento y la institución plantea la finalidad y necesidades que trae para con la misma, comenzando en algunos casos a construir en conjunto objetivos comunes para los destinatarios y en otros simplemente acoplándose a los objetivos que la institución trae previamente.

Luego de esta reunión se acuerdan criterios de trabajo y se agendan nuevos encuentros.
Paralelamente a esto, con los datos obtenidos en la primera reunión mencionada, los coordinadores de la UCU comienzan el trabajo con los tres pasantes designados para cada campamento.

Dicho trabajo se centra en el armado de un cronograma de campamento con sus respectivas actividades, teniendo en cuenta los objetivos planteados. Este trabajo por lo general insumía unas cuatro a seis horas semanales previo a la ejecución del campamento.

Luego de este trabajo, nuevamente el equipo coordinador de la UCU se reunía con los representantes de la institución y se mostraba la planificación realizada, allí la misma discrepaba y aportaba su punto de vista ante lo realizado y proponía los cambios si eran pertinentes, tarea que llevaba varias horas e incluso reuniones para alcanzar un consenso mínimo, de modo que el proyecto realmente sea construido entre las partes.

Los días previos a la actividad, la persona representante de la IM coordina los últimos detalles que hacen al predio y locación del campamento, el equipo de la UCU (coordinadores y pasantes) aprontan los últimos detalles que hacen a la propuesta que se llevará a cabo y la institución usuaria se encarga de convocar a los participantes y de armar la infraestructura para el buen funcionamiento del mismo.

Una vez culminada esta etapa de planificación, se realizaba la intervención.

La duración de cada campamento fue de dos días y en algunos casos se le sumaba uno más, siendo siempre sábados y domingos, o viernes en su defecto.

Las actividades comenzaban por lo general en la primera mañana, realizando la bienvenida y recibimiento de los acampantes, y culminando al otro día en la tardecita con una actividad de cierre.

En el transcurso de los campamentos del programa, existieron varios formatos de actividades:

-Talleres sobre diversidad cultural, derechos de los niños/as, discapacidad y accesibilidad, entre otros. Estos talleres en la mayoría de los casos fueron llevados adelante por talleristas que la institución usuaria incluía en su  equipo de campamento.
-Juegos: se realizaron grandes juegos, como: jinkanas, tesoros escondidos, ludotecas, juegos nocturnos, fogones, etc.
-Caminatas: se realizaron caminatas a la playa, por el bosque, etc.
-Deportes: Se realizaron deportes clásicos como el fútbol, volley y también otros no tan convencionales.
-Actividades expresivas: pintura, teatro, música, etc.

Es importante mencionar que cada una de las actividades se fundamentan y se plantean con objetivos específico planteados previamente en las reuniones de coordinación, imposibles de desarrollar en este relato de experiencia pues cada población participante plantea los mismos en función de sus intereses. Lo anteriormente mencionado son el básico de actividades que se desarrollaron en todos los campamentos, variando en cada intervención su finalidad y la actividad desarrollada en sí (en un grupo se realizaron talleres y caminatas, en otro actividades expresivas, etc.) siendo las combinaciones infinitas. Como se menciona anteriormente las actividades fueron realizadas según la institución destinataria y los objetivos específicos de dicha institución.

Sobre las características de los usuarios...

Las instituciones participantes fueron muy diferentes, participaron: adultos mayores con fines de encuentro y recreación, jóvenes con un interés vocacional fuerte y que se unen por ser becados por la institución para realizar sus estudios, discapacitados intelectuales y físicos que promueven la accesibilidad en la ciudad, adolescentes de espacios jóvenes de barrios de la ciudad muy disminuidos, equipos de trabajo de un centro deportivo municipal, niños/as que participan semanalmente en espacios de participación ciudadana, comunidades enteras de un barrio de la capital de Montevideo y niños/as con especial sensibilidad ante la temática de discapacidad y accesibilidad.

Las edades de los participantes fue muy diversa participando desde niños de 6 meses con sus madres y padres, niños/as de 6 a 12 años, adolescentes, jóvenes, adultos hasta adultos mayores.

En cuanto a las características socio económicas de las mismas también fue muy variada, participando grupos de personas que viven diariamente en situaciones de extrema pobreza, hasta personas de clase media y media alta.

La mayoría de los grupos eran provenientes de la ciudad de Montevideo, aunque existieron algunos de otros departamentos del país como ser Canelones y Maldonado.
En cuanto al número de participantes en cada campamento era muy variado, iban desde 10 hasta 80 personas, ese número siempre dependía de las instituciones que se acercaban al programa.

La mayoría de los participantes que pasaron por esta propuesta nunca habían tenido una experiencia de campamento, incluso muchos no habían salido de su lugar de origen, siendo esta la primer experiencia lejos de su casa.

El acceso a propuestas de convivencia es escaso o nulo, y este programa fue un facilitador para muchas instituciones de realizar y brindar a sus integrantes una experiencia realmente significativa.

Es importante también destacar que dentro de la diversidad de grupos que participaron en el programa, algunos pocos de estos ya tenían experiencia, algo que se capitalizó a la hora de llevar adelante los campamentos.

Resultados alcanzados

Esta fue una experiencia innovadora e inédita en cuanto a aspectos de organización de campamentos en el ámbito de la recreación educativa de nuestro país, pues se logró una co-gestión entre agentes públicos, privados y organizaciones de la sociedad civil, formando así un triángulo de tres instituciones por demás variadas que llegaron a un mismo fin: valorar la experiencia de campamentos como una instancia socio educativa válida para la comunidad.

Los aportes económicos que parten del Estado (en este caso del Gobierno Municipal), con recursos humanos que provienen de una institución privada de formación profesional (UCU) y la participación de instituciones de la comunidad en sí (Ong´s, Asociaciones civiles, Fundaciones, etc.) hacen que dicho programa sea una verdadera co-gestión institucional aportando cada uno desde su institucionalidad y especificidad. 

Por otro lado, se logró un fuerte trabajo de flexibilidad y aceptación a la diversidad, pues las tres instituciones que trabajaron en conjunto eran muy diferentes, se necesitó de mucho trabajo en cuanto a acuerdos, teniendo que flexibilizar las propuestas, así como también las ideas y los objetivos que cada institución afectada al proyecto traía previamente. Si bien en los comienzos de trabajo se notó resistencia al trabajo en conjunto e ideas nuevas por parte de las instituciones usuarias, creemos que se logró en el correr de las reuniones de coordinación cambiar esa postura para superponerla por el trabajo en equipo y en muchos casos establecer objetivos comunes.

En todos los casos la institución usuaria fue protagonista de la experiencia, quedando en manos del equipo de la UCU un acompañamiento de lo planteado y aportando cada vez que era necesario desde la especificidad de la Educación en el Tiempo Libre y la Recreación.

Esa aportación pasó por promover la mirada socio educativa en un modelo de intervención de juego y recreación, logrando que los sujetos participantes, así como las instituciones pudieran apropiarse de lo vivido, participando y proponiendo en una ambiente diferente y de convivencia. Con esto, hacemos referencia a propuestas de intervención llevadas adelante por las propias instituciones, cambios en la perspectiva acerca de diferentes temáticas desarrolladas en la experiencia y valoración del juego y la recreación como elementos transformadores.

El aporte de la especificidad del juego y la recreación como modelo socio educativo se dio en los primeros momentos de trabajo con las instituciones usuarias, pues luego se logró que las mismas  pudieran apropiarse de la metodología y trabajo que se pretendía, así como el equipo de la UCU tomar y reflexionar metodologías y formas de trabajo de dichas instituciones.

Se logró también realizar propuestas socio educativas a través de experiencias de recreación acordes a las necesidades de cada institución usuaria, aportando desde la especificidad socio educativa recreativa, impronta que provenía de la UCU con aportes de la comunidad beneficiaria del programa.

El énfasis de lo socio educativo recreativo, así como la intencionalidad educativa y la generación de procesos de empoderamiento fueron fundamentales para trabajar en la creación de propuestas que fueran rumbo a esos objetivos. Fomentando así experiencias que lograron cambios en algunos destinatarios, como ser: reconocimiento de sus derechos, cuidado y disfrute de un ambiente saludable y natural, sensibilización y conocimiento de temáticas como la discapacidad, cuidado personal a través de hábitos cotidianos y convivencia grupal.

Por otro lado es importante destacar que las diferentes comunidades traían con si objetivos que  no fueron relevados, ya que nuestra experiencia culmina con el cierre del campamento. La evaluación y medición de  alcance de los objetivos específicos quedaron a cargo de las instituciones usuarias en su comunidad.

En lo que refiere a las instituciones que iban a participar del programa, se logró completar en un 70% las fechas agendadas, pues el otro 30% tuvo que suspenderse por motivos que hacen a problemas en el predio del campamento que no habilitaban a realizar actividades en el mismo.

Por parte de la IM se evalúa que este programa potencia las metas propuestas por la  Secretaría de Educación física, Deportes y Recreación, aportando recursos humanos idóneos a las propuestas de campamentos y  dinamizando el trabajo del responsable del mismo (funcionario de la IM), asumiendo otras tareas que por sus características eran imposible de asumirlas en una sola persona.

A modo de cierre es importante mencionar la diversidad de objetivos que surge de la coordinación entre tres instituciones (UCU, IM y la institución beneficiaria) respetando la autonomía de cada organización; los alcances y beneficios son para los tres actores  participantes, logrando alcances diferentes por parte de la institución beneficiaria, por la IM y por la UCU.

En lo que respecta a ésta  última se llegó al alcance esperado, pues, retomando el objetivo inicial que era “desarrollar proyectos socio educativos tendientes a promover el desarrollo humano de la comunidad a través de experiencias de recreación, así como también facilitar el acceso a la  experiencia de campamentos a sectores de la población que no logran acceder a este tipo de propuestas” se cumplió de manera satisfactoria, recibiendo solicitudes de ampliar la propuesta a otros sectores de la población para los próximos años, y especialmente a aquellas que por problemas logísticos del predio de campamento no pudieron acceder en este año.

También se logró proponer una mirada con intencionalidad en cada intervención realizada, priorizando lo socio educativo recreativo, así como fomentar los procesos de apropiación de la experiencia, objetivos que estos en mayor o menor medida fueron cumplidos. 

Consideraciones finales.

Esta primera experiencia de campamentos en Punta Espinillo intentó ensayar aspectos relacionados a diferentes formas de gestión entre instituciones públicas y privadas en el ámbito de propuestas para el tiempo libre como son los campamentos educativos. Creemos que la misma fue un punta pié inicial para abrir lazos entre las diferentes instituciones y sus diferencias, teniendo la convicción de que a partir de la diferencia se logran acuerdos y consensos.

Para el inicio de una nueva etapa de esta experiencia será fundamental mejorar la infraestructura y aspectos logísticos para así poder alcanzar aún más las metas propuestas y que todas las instituciones incluidas en este proyecto puedan vivir la experiencia planteada.

Consideramos también, que el campamento es una opción educativa donde se plantean contenidos socio educativos que deben ser abiertos y utilizados por y para la comunidad.
En este caso creemos fundamental las experiencias de recreación que se desarrollan en la misma, para el crecimiento y desarrollo humano de las personas.
   
Bibliografía

ARENDT, H. La Educación como Acontecimiento Ético. En: BÁRCENA, F. Y MËLICH, J. (2000) Barcelona, Paidós.
   
BERGER, P Y LUCKMANN, T. (2001) La construcción social de la realidad. Ed. Amorrortu 17a reimpresión Bs As.
LEMA, R. (1998) Recreación, Tiempo Libre y Educación en el Uruguay articulo publicado en la revista prisma n° 11 UCU Montevideo
MIRANDA, F. (1997) La relación educativa y la educación social. Aportes desde la reflexión pedagógica, CFEINAME, Montevideo.
OSORIO, E. (2008) Educación para la recreación: una apuesta por la Autonomía y la libertad para la transformación social. Diponible en <http://www.redcreacion.org/documentos/congreso10/EOsorio.html>
WAICHMAN, P. (2004). Tiempo libre y educación, un desafío pedagógico. Bs. As.: PW.
 
 
Este artículo también se encuentra a disposición de los lectores en formato pdf
portada
Contra-portada
Información Biográfica

Mateo Acerenza es Técnico en Educación para el Tiempo Libre y la Recreación por la Universidad Católica del Uruguay (UCU), Educador Social por Centro de Formación y Estudios del INAU (CENFORES), Aspirante a Diplomado Superior en Ciencias Sociales con mención en Gestión de las Instituciones Educativas (Flacso Argentina). Docente adjunto de la Universidad Católica del Uruguay. Vasta experiencia en trabajo con grupos en el ámbito educativo y en organización de campamentos. Co- Coordinador del Proyecto “Programa de campamentos Punta Espinillo” (UCU).
Correo: elmaate@gmail.com

Mateo Acerenza