Revista
Latinoamericana de
Recreación

ISSN: 2027-7385
Indíce
Suscripción
Comité Editorial
Cartas al Director
................................................
» Ediciones Anteriores
................................................
Instrucciones a los autores
Convocatoria
...............................................
Estudio de Espacios Recreativos: El Caso de la Delegación Azcapotzalco

.............................................................................................
English Spain

Iniciar Sesión
Usuario:
Contraseña:
 Recordarme
 

Resumen. Esta investigación denota una preocupación por la creación de espacios recreativos en la Ciudad de México. El caso de estudio que aquí se presenta, no solo es para los que atendemos problemas urbano-arquitectónicos, sino para los interesados en los temas de la recreación, el ocio y el tiempo libre. De tal manera que su objetivo fue el de obtener los datos generales de la superficie recreativa por habitante en la Delegación, así como el de analizar los datos desagregados. Pues se buscó determinar los índices simples como el área total de espacios recreativos, los índices compuestos por habitante, por edad, por su tiempo de uso y su carácter. También la relación con sus condiciones de localización, de operación, así como la presencia de barreras arquitectónicas entre otras variables. Con la finalidad de ofrecer al estudioso de estos temas, a las autoridades y a la población en general una serie de índices que muestren la realidad de la cantidad, de la calidad, del uso y características de los espacios recreativos como fenómeno que tiene una relación directa con la calidad de vida de la población durante el disfrute de su tiempo libre. Esta calidad de vida manifiesta un vínculo intrínseco entre tiempo libre, ocio y recreación, ya que el propósito es la posibilidad de un hombre nuevo a través de una re-creación. La metodología utilizada en esta investigación, es producto de una estructura didáctica de una universidad pública cuyos años de experiencia han girado en torno a la investigación, docencia y desarrollo de proyectos urbano-arquitectónicos sobre la recreación, el ocio y el tiempo libre, dentro de un espacio territorial. Mostrando que dicha metodología puede extrapolarse a cualquier ámbito físico-espacial cuyo eje temático sea el de la recreación.

Palabras clave: recreación, espacios para la recreación, calidad de vida.


ESTUDO RECREIO: O CASO DA AZCAPOTZALCO.

Resumo. Esta pesquisa indica uma preocupação para a criação de áreas de lazer na Cidade do México. O estudo de caso apresentado aqui, não só para quem participar urbano-arquitetônicas problemas, mas para os interessados ??nas questões de lazer, recreação e lazer. Assim que seu objetivo era obter informações gerais sobre a área de lazer per capita na delegação, bem como para analisar os dados desagregados. Procurou, portanto, determinar os índices simples como a área total dos espaços de lazer, os índices compostos per capita, por idade, por tempo de uso e caráter. Também a relação com as suas condições de localização, a operação, ea presença de barreiras arquitectónicas, entre outras variáveis. A fim de oferecer ao aluno destas questões, das autoridades e do general público uma série de índices que mostram a realidade da quantidade, qualidade, uso e características do fenômeno de lazer que tem um impacto directo com a qualidade de vida da população durante a fruição do lazer. Esta qualidade de vida manifesta uma ligação intrínseca entre lazer, recreio e lazer, já que o objetivo é a possibilidade de um novo homem por meio de uma re-criação. A metodologia utilizada na pesquisa é o produto de uma estrutura didática de uma universidade pública, cujos anos de experiência ter sido cerca de ensino, pesquisa e desenvolvimento de projectos de arquitectura urbano-em entretenimento, recreação e lazer, dentro de espaço territorial. Mostrando que esta metodologia pode ser extrapolado para qualquer campo físico-espacial, cujo foco é a recreação.


Palavras-chave: recreação, espaços de lazer, qualidade de vida.



Study of recreational spaces: The Case Of Azcapotzalco

Abstract. This investigation denoted a preoccupation with the creation of recreational spaces in Mexico City. The case study presented here is not only for those who attend urban-architectural problems, but for those interested in the issues of recreation, leisure and recreation. So that its objective was to obtain general information about the recreational area per capita in the Delegation, as well as to analyze the disaggregated data. Therefore sought to determine the simple indices such as total area of recreational space, the composite indexes per capita, by age, time of use and character. Also the relationship with their terms of location, operation, and the presence of architectural barriers and other variables. In order to offer the student of these issues, the authorities and the general public a series of indices that show the reality of the quantity, quality, use and characteristics of recreational areas as a phenomenon that has a direct quality of life of people during their leisure time enjoyment. This quality of life manifests an intrinsic link between leisure, recreation and leisure, as the purpose is the possibility of a new man through a re-creation. The methodology used in this research is the product of a didactic structure of a public university whose years of experience have revolved around research, teaching and development of urban-architectural projects on recreation, leisure and recreation within territorial space. Showing that this methodology can be extrapolated to the physical-space whose focus is on recreation.


Keywords: leisure, recreational spaces, quality of life.
INTRODUCCIÓN

Los lugares del actual estilo de vida que globalmente la mayor parte del ser humano ocupa son el producto y evolución de la industrialización. Nos referimos a las ciudades modernas y las dinámicas que estas le imponen tanto al hombre como al territorio en el que se alojan. De tal manera que el desarrollo de las ciudades en América Latina durante la segunda parte del siglo XX ha sido la causa de múltiples efectos que aquejan a la sociedad latinoamericana; como la pobreza, la segregación o la violencia, por mencionar algunos. Históricamente el problema del urbanismo referente a una metodología aplicable que cotidianamente le proporcione al hombre calidad de vida y cuyo costo-beneficio sea social o humano y no únicamente material, ha permanecido ausente, siendo esta la característica que representa al urbanismo en México y gran parte de América Latina.

La investigación que sintetiza este artículo, se sitúa en un punto cuya propuesta metodológica, en este primer acercamiento al problema arriba planteado, intenta contrarrestar esa ausencia urbano-arquitectónica con un sentido humano por medio de un diagnostico físico-espacial de los sitios existentes para la recreación en un territorio determinado; la Delegación Azcapotzalco en el Distrito Federal, el cual en su estructura, en su marco normativo y en el manejo conceptual con relación al tema de la recreación, manifiesta una profunda apatía. Su estructura no responde a una planeación integral consecuente y congruente con los requerimientos de la población que lo habita. Se observan grandes limitaciones, así como desaciertos debido a que el ejercicio de esta actividad sustantiva para la vida sana del ser humano no ha sido motivo  fundamental del interés político e incluso, del interés del profesional de la arquitectura y el urbanismo.

LOS ÁMBITOS TERRITORIALES.

El Distrito Federal es una entidad federativa que forma parte de la República Mexicana. Se localiza en el centro de la misma y se le considera el corazón de México tanto por su ubicación espacial, ya que en él se asientan los tres poderes de la Federación, como por ser el centro político, cultural, recreativo, educativo y económico del país (Rodríguez, Sandoval, 2010). Ocupa una mínima parte del territorio mexicano -menos de 1%-, pero su importancia en todos los órdenes para la vida nacional es inmensa, ya que en el Distrito Federal se produce el 21.6% del producto interno bruto de toda la nación. Para 2005 su población se estimaba en 8, 720,916 de habitantes.

Su división territorial comprende 16 delegaciones políticas (imagen 1), con características diferenciadas por su ubicación geográfica o por su historia, siendo una de ellas la Delegación Azcapotzalco que se localiza en la parte noroeste del Distrito Federal.

Ocupa una superficie de 3,330 hectáreas que equivalen al 2.24% del total del Distrito Federal. Su historial es antiguo ya que fue denominado el reino de Azcapotzalco, fundado por los Tepanecas en el siglo XII en 1152 d.C. antes de la llegada de los mexicas a la extraordinaria región de los Lagos del Valle de México, siendo sometidos por ellos en el siglo XIV.

Después de la conquista, durante la época virreinal, Azcapotzalco era un poblado lejano de la Ciudad de México, pero era el lugar donde tenían los españoles casas de descanso y haciendas, teniendo una vida próspera ya en el México independiente y hasta los albores del siglo XX. Según el Departamento del Distrito Federal, (DDF 1997), en 1929 se establecieron las primeras industrias en la Colonia Vallejo, surgiendo nuevas colonias para población de bajos recursos.

En 1944 se instaló además, la Estación de Ferrocarriles de Carga de Pantaco y el Rastro de Ferrería (cerrado en los años noventa). Estos hechos orientaron de manera definitiva el futuro desarrollo de la Delegación, ya que en la actualidad Azcapotzalco contribuye con 24% de la producción manufacturera total del DF, y con 16% de su población total trabajando en su territorio.

El área urbana que en 1940 representaba 1.8% del territorio de la delegación, llegó a 9.6% en 1950, a 96.2% en 1980, y a 100% en 1990; de esta manera no cuenta con reservas territoriales. Originalmente la Villa de Azcapotzalco comprendía varios barrios, herederos de los Calpullis prehispánicos. Estos barrios han subsistido hasta nuestros días integrados al tejido urbano, rodeados por grandes unidades habitacionales para personas de bajos recursos y por zonas industriales.

Su crecimiento también se refleja en su población: para 1950 la delegación contaba con 187,864 habitantes hasta llegar a un máximo de  601,524 habitantes en 1980, fecha en la que debido a las políticas de planificación familiar y la incorporación a la vida urbana de casi toda su población, provocaron una tasa de crecimiento negativa (-0.63% actualmente), hasta llegar a los 425,298 habitantes, en el año 2005, con un segmento poblacional de niños de 0 a 12 años de 86,874 habitantes.

En cuanto a los ingresos de la población económicamente activa, en el censo del año 2000 el INEGI reportó en 2001 que 2.1% no percibe ingresos, el 7.3% gana menos de un salario mínimo, 29.7% de 1 a 2 salarios mínimos, 37% de 2 a 5 salarios mínimos y 18.5% más de 5 salarios mínimos (el resto de la PEA -5.4%- no está especificado su salario). Esto significa que el nivel de ingresos de la población de Azcapotzalco es muy bajo.

Según datos del Programa de Desarrollo Urbano de Azcapotzalco de 1997, se ocupaban unas 67 hectáreas para el equipamiento recreativo - de las 3,330 hectáreas de la delegación-, contando con 3 grandes parques de impacto metropolitano y de uso predominante en los fines de semana: el Parque Tezozómoc, la Alameda del Norte y el Deportivo Reynosa- Azcapotzalco, además de otras instalaciones como el Deportivo Renovación Nacional, el Deportivo Reynosa, el Centro Deportivo Ferrocarrilero, la Unidad Deportiva Benito Juárez y el Parque Ceylán, además de jardines vecinales y parques de barrio. Esta dotación representa un gran déficit, ya que en los planes oficiales se marca una meta de 6m² por habitante, lo que debería dar un total de 255.17 hectáreas de espacios recreativos, y sólo se cuenta con las 67 hectáreas citadas.

De tal manera que la incongruencia encontrada en los datos que el Estado proporciona da origen a esta investigación que pretende realizar un diagnóstico real con una metodología cuyo eje temático es la recreación en el espacio urbano-arquitectónico.

EL MARCO TEÓRICO CONCEPTUAL.

La necesidad de implementar la recreación en las ciudades no es un aspecto o idea nueva, sino que ha sido ignorado o manipulado. Internacionalmente, ciudades como Londres, Nueva York o París, después de la industrialización, empiezan a generar condiciones insalubres insoportables, lo que obliga a los gobernantes a prestar atención a los temas de la ciudad, ya que las clases dominantes son alcanzadas por las enfermedades urbanas y la polución que sus industrias producen. Esto puede constatarse en los denominados informes que, de situaciones distintas referentes a problemáticas de salud de los diferentes países mencionados, elaboraban para sus condados. Uno de estos, y que se liga con problemas de salud y con la necesidad de justificar la creación de espacios verdes y para la recreación, es el de Edwin Chadwick, de 1842, quien realiza un informe denominado: “Effect of public walks and gardens on the health and morals of the lower classes” (Efecto de los paseos y jardines públicos de la Sanidad y la moral de las clases bajas), donde “hizo un balance de los espacios construidos en Londres y de los que como áreas verdes existían para sus habitantes, y como en otros casos, entre los grupos pobres.

En ese sentido, el informe resaltaba el potencial que las áreas verdes podían tener a partir de su mejora e incremento, ya que ello ampliaba la posibilidad de mejorar el medio ambiente y elevar los niveles de salud de aquellos grupos” (Sánchez, 2008: 22). Otros informes reportaban casos de contaminación de aguas y calles, la falta de iluminación y ventilación tanto en calles como en edificios industriales o de los lugares donde los obreros vivían, etc. Dichos informes se incrementaron y con el tiempo tomaron forma en las primeras legislaciones urbanas. Estas, evolucionaron a tal grado que surgen visionarios como Robert Owen, Charles Le Fourier y Saint Simon con un sentido más utopista (New Armony) movimiento que pretendía sensibilizar a los empresarios hacia un sentido más humanista, pero que evidentemente no generaba ganancias por lo que dichos proyectos solo se desvanecieron y muy pocos se pudieron realizar.

En el ámbito nacional, el Estado mexicano no ha desarrollado planes urbanos integrales en los que la variable de la recreación se tome con interés y una profunda conciencia de lo que dicha actividad implica en el desarrollo personal y colectivo del ser humano y de los beneficios que genera al medio ambiente. No obstante han surgido propuestas hacia una preocupación sobre el uso social de los espacios urbanos de nuestra ciudad. Destaca en este aspecto, el Arquitecto Carlos Contreras Elizondo (1892-1971), ya que conceptualiza la planificación. Su amplia visión urbanística de Contreras sentaba “…ideas preliminares sobre el significado de los términos ingleses planning, a secas, y con los sustantivos site, city, regional, country, national,” (Contreras, 1926), traducción que realizó desde 1921.

Carlos Contreras uno de los urbanistas clásicos, y de talla internacional, intentó ordenar el desarrollo urbano de nuestro país, y contribuyó a la creación y desarrollo de herramientas para la planificación urbana en México. No sólo propuso un plano, sino un documento que podría denominarse como un auténtico plan, pues contenía lineamientos fundamentales para la instalación de un sistema de planeación urbano-territorial. Realizó un plano regulador con una vigencia hasta el año de 1985, en el cual su objetivo para con la Ciudad de México era convertirla “en una ciudad limpia, digna, respetable, cómoda y bella” (Contreras, 1938: 25).

En este plan se menciona en el Plano Regulador del DF de 1933, planteamientos sobre población, zonificación, vialidades, transporte, parques, servicios, agua, pavimentación, salubridad, recreación, vivienda, arquitectura, financiamiento y legislación. Esto deja claro que el trabajo del arquitecto punteaba una preocupación urbanística en aspectos de espacio público y de recreación como elementos de orden y desarrollo para nuestra Ciudad de México. Sin embargo, sus ideas y proyectos, se convirtieron en herramientas de mercado publicitario durante las campañas para elegir dirigentes del Departamento del Distrito Federal, quedándose en documentos olvidados.

Para el caso estudiado en la Delegación Azcapotzalco, además de haber revisado el estado del arte arriba explicado, el marco teórico conceptual es el producto del vínculo docencia-investigación de carácter empírico que arroja un proceso de trabajo de diseño urbano-arquitectónico sobre espacios para la recreación en la dimensión regional (recreación anual-vacacional como centros turísticos y vacacionales), (ver imagen 2).

En la dimensión metropolitana (recreación semanal-mensual como centros deportivos, centros recreativos de colonia, parques de barrio, parques nacionales y cines, teatros, estadios, otros) y en la dimensión urbana (recreación cotidiana como centros recreativos de barrio, espacios de juego informal definidos como la calle o los que han sido apropiados y adaptados por los habitantes). Todos y cada uno de estos espacios con proyectos realizados sobre las necesidades reales, en materia recreativa, de la población de cada región estudiada que abarcan, por ejemplo, zonas turísticas como Huatulco en Oaxaca México, el Distrito federal, así como la Delegación Azcapotzalco por ser sede de la UAM-A, durante un lapso de tiempo de más de 25 años y con diferentes generaciones de la carrera de arquitectura.

De tal manera que dicha experiencia y desde el trabajo de los arquitectos, es decir, del orden y diseño del espacio, se presenta una propuesta para el estudio de las formas de recreación para el deleite del ser humano.

En relación al carácter, la recreación es física, mental y espiritual, donde cada una de esas dimensiones no puede prescindir de la variable sustantiva que las alberga; esto es, el seno dentro del cual se llevan a efecto: el espacio. Estas formas de manifestación del recreo son parte integral del ser humano desde siempre, y aun cuando para efectos de estudio y proyectos es común separarlas, ciertamente y a través de los tiempos las tres conforman el universo recreacional del hombre.

Por tanto, los marcos de referencia para el diseño se forman con las variables que determinan de manera sustancial el carácter de las áreas recreativas que sean adecuadas a las necesidades de un sector de la población, así como para un espacio determinado, además, deben ser viables en materia de una metodología aplicable al desarrollo urbano-arquitectónico. De modo que el tiempo, el espacio y la economía de la población, son las que deben formar un vínculo indisoluble con el propósito específico de lograr la satisfacción del gozo del cuerpo, del gozo de la mente y del gozo del espíritu.

a) El Tiempo. La Recreación exige del vínculo entre calidad de vida y tiempo libre. No es suficiente mostrar que el espacio para la Recreación por sí mismo es el que habrá de satisfacer las necesidades del hombre, puesto que el tiempo (el Tiempo Libre) es la variable complementaria. Esta relación a la que se integra la economía de la población, será determinante para definir el carácter del espacio recreativo. Conforme a su temporalidad, esto es, de acuerdo al uso del tiempo libre del usuario del diseño, la recreación se estructura como en seguida se indica: la cotidiana, la semanal, la semanal-mensual, así como la anual-vacacional.

Esta clasificación nos permite, ordenadamente, definir los espacios y por lo tanto, diseñarlos coherentemente conforme a las necesidades reales del usuario. Desde el nicho a escala, la casa habitación, el patio, la calle, la plaza, los conjuntos recreativos hasta llegar al diseño de desarrollos turísticos anuales-vacacionales, por poner un ejemplo entre otros espacios de gran magnitud.


b) El espacio. Variable indispensable para el desarrollo de las actividades recreativas del ser humano, puede ser clasificado en tres vertientes: La primera corresponde al diseño arquitectónico del espacio mínimo bajo el techo familiar y el patio, como el rincón amable, justo, solemne, coqueto, de reflexión, de placer mínimo, bajo el techo familiar y el patio, en el nivel propio de la escala del quehacer arquitectónico.

La segunda, enfocada al diseño urbano: desde la plaza pública, la calle, el barrio hasta llegar a espacios de mayor dimensión y de ejercicio comunitario como lo son los gimnasios, los palacios de los deportes, los estadios olímpicos, los centros culturales. La última vertiente de gran magnitud espacial cuya responsabilidad de diseño descansa en los especialistas de la planeación y planificación urbanas, es el diseño de las delegaciones políticas, de la ciudad y la región.

c) La economía. Las posibilidades de acceder a las diferentes formas de recreación están sujetas al gasto familiar que se destine para esta actividad. De tal manera, y aunque resulte obvio decirlo, es fundamental conocer la composición de la Población Económicamente Activa (PEA), la cual será por supuesto, una variable determinante para la planeación y diseño de los espacios recreativos. De la información que se obtenga de esa variable dependerá la gama de posibilidades de diseño para tal propósito. Así, espacio, tiempo y economía, son variables que resulta impostergable interrelacionarlas y vincularlas para hacer factible diseños de espacios de recreación, como una respuesta a las necesidades, a los requerimientos reales del usuario del diseño; coherentes con el propósito sustancial del universo de la recreación y así hacer posible una nueva criatura, un hombre nuevo: Nuevo en el Cuerpo, Nuevo en la Mente, Nuevo en el Espíritu.

FORMULANDO  LA METODOLOGÍA DE INVESTIGACIÓN.

Una vez estructurado el marco teórico antes explicado, se formulo una metodología que diera como resultado datos, cuyo perfil derivara de una disección detallada del estado que guardan los espacios de recreación de la Delegación Azcapotzalco: desde el simple espacio que contiene un columpio hasta aquellos de gran dimensión que albergan múltiples actividades, como es el caso de las áreas denominadas espacios metropolitanos. Se utilizaron variables que dieran respuesta al carácter del espacio en función del espacio mismo y del tiempo, vinculada con el habitante de Azcapotzalco y su relación complementaria y significativa con sus condiciones económicas. Entretejiendo tales variables con la finalidad de lograr un acercamiento a la forma de vida del habitante conforme a la ocupación del espacio recreativo, de cuyo uso, relacionado con la oferta correspondiente, nos permitiera concluir cuál es la condición de la calidad de vida cotidiana del ser humano  que habita en este ámbito territorial.

Para el análisis del espacio recreativo se diseñó una matriz de registro, mediante la cual, las observaciones realizadas, pudieran ser fácilmente registradas de manera ordenada atendiendo a los múltiples aspectos del objeto de estudio tales como: por una parte, si el lugar correspondía a un espacio de recreación física, o de recreación mental; a un espacio predominantemente de uso cotidiano, o de fin de semana,  y por otra parte, contar con los datos relacionados con el número, la edad y el género de las personas que lo estuvieran utilizando en los diferentes momentos de la observación. Su contenido alimentó dato tras dato los diferentes  momentos  de la  investigación, con un  diseño  razonado mediante la observación directa, in situ, del carácter y contenido de cada uno de los espacios recreativos que, finalmente, se convirtieron en índices -metros cuadrados por habitante (m²/hab) y porcentajes (%) - cuya lectura mostro la condición real del universo de la recreación, desde un punto de vista espacial y temporal. Resultados estos que habrán de ser los que le den singularidad a esta investigación.

Dicha matriz atendió dos aspectos esenciales: tanto el cómo asentar los datos cuantitativos, como la superficie del lugar, su localización, número de usuarios, así como datos cualitativos, esto es, juzgar las condiciones de operación, mantenimiento, localización, y accesibilidad del mismo.

Para el estudio de grandes espacios, con diversas actividades recreativas contenidas en él, se utilizaron varias matrices que correspondían a cada una de las actividades del espacio (por ejemplo, en un deportivo, habría que contar con matrices para la actividad nadar, jugar beisbol, o canastear (jugar basquetbol), ya que cada actividad genera naturalmente espacios diferenciados).

La matriz de registro utilizada contiene variables como: Nombre, Localización, Vialidad y Transporte, Superficie, Espacio al aire libre o cubierto, Actividad, Dependencia, Fecha, Hora de registro, Lapso de observación, Clasificación: Física o Mental, Cotidiana, Semanal, Actor o Receptor, Barreras arquitectónicas, observaciones. Por otra parte se registra el número de usuarios, género, edad, y su papel activo (actor) o pasivo (receptor u observador de la actividad).

LLENADO DE LAS MATRICES DE REGISTRO (INVESTIGACIÓN DE CAMPO).

Para la aplicación y llenado de las Matrices de Registro, participaron grupos de alumnos de la carrera de Arquitectura de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM-A) dentro del desarrollo del Servicio Social.

Para localizar todos los espacios se recurrió a los planes de desarrollo urbano vigentes, y a la cartografía disponible. También, se hizo un recorrido físico para hacer un barrido de las diferentes zonas, con el fin de recoger datos mucho más específicos que los que ofrece el Plan Delegacional de Desarrollo Urbano vigente. Por ejemplo, en este documento dos espacios de recreo, pueden ser catalogados de dos maneras diferentes: uno puede entrar como ‘Espacio abierto’ y otro como ‘Equipamiento’, aunque ambos cumplen la función recreativa para la población; asimismo en ellos sólo se observaban los espacios de grandes dimensiones, dejando de lado espacios pequeños, pero muy importantes sobre todo para la recreación cotidiana.

Por otra parte, era importante observar con detalle el contenido de los espacios, como era el caso de los camellones (espacio que se produce entre dos avenidas vehiculares), que con el paso del tiempo habían sido adaptados con canchas, plazas o juegos infantiles, pero en el plano delegacional sólo eran marcados como espacios verdes. Se contempló registrar espacios que la población había ido adaptando para satisfacer sus necesidades recreativas, tales como tableros de basquetbol en calles o juegos infantiles en calles cerradas al tránsito vehicular y que formalmente no eran consideradas como parques o plazas de barrio.

ELABORACIÓN DEL DIAGNÓSTICO (CONCLUSIONES).

Otro momento tuvo como propósito elaborar las conclusiones, esto es, tanto obtener los índices simples (como la superficie total de espacios de recreación), como los índices compuestos que se relacionaban con los datos de gabinete, por ejemplo los m2 por habitante de espacios de recreo, o los m2 en función de la edad, o por porcentaje de la población económicamente activa.

En total, se estudiaron 126 Espacios en la delegación Azcapotzalco, de diversa extensión y complejidad, que arrojaron una suma de 1, 207,211 m2, (120.7 hectáreas), número que dividido entre el número de habitantes de la delegación (425,298 habitantes), arroja un índice general de 2.83 m2/habitante, con un porcentaje de ocupación de la superficie delegacional de 3.62%, es decir, que el espacio recreativo que actualmente tienen los habitantes de Azcapotzalco es muy poco, descriptivamente, es el equivalente a desarrollar una actividad recreativa en una superficie de aproximadamente 1.6m x 1.6m.

Se elaboraron planos de localización de los espacios de Recreación en la delegación Azcapotzalco, identificando desde los grandes polígonos que corresponden a los espacios de recreación semanal-mensual (espacios metropolitanos), hasta los pequeños espacios como plazuelas, módulos deportivos, juegos infantiles, localizados dentro de otros espacios como camellones, o parques de barrio en las colonias estudiadas. A estos últimos se les identificó ya no con un polígono, sino con un punto que no representa dimensión del espacio, sino sólo indica la localización del lugar (que sería muy pequeño e impediría visualizarlo dentro de la escala del plano).

La simbología principal además de atender esta diferenciación de escalas, entre los grandes espacios y los pequeños, también identifica el carácter de la actividad recreativa que en ellos se realiza dividida en dos grandes rubros: si se trata de espacios de recreación física o de espacios de recreación mental.
A su vez, el plano llave se divide en secciones, cada sección se subdivide en otras a nivel barrial, por medio de escalas, de tal manera que entre más aumenta la escala, también el detalle y cantidad de información de los espacios recreativos, lo que produjo un total de 17 planos de escalas urbanas. Por ejemplo, en el plano de la sección A3, se observan los espacios, marcados por puntos, según el carácter del espacio, en una escala barrial o de colonia.

En primera instancia se aprecia una diferencia con los datos ofrecidos por las autoridades (que era de 67 has. Esta investigación arrojó 120 has.), ya que se contabilizaron espacios como vías de tren en desuso, o algunos juegos infantiles en calles cerradas que no son formalmente reconocidos como parques o jardines y que la población ha ido adaptando para su uso. Aún así, podemos anotar que la dotación es escasa, pero este índice, adquiere mayor gravedad cuando se analizan los datos pormenorizados según el análisis de los datos desagregados.

Estos datos son la separación de las variables explicadas en el marco teórico. Se realizó para obtener los índices simples y compuestos que de manera específica permitieron entender el funcionamiento de los espacios en relación con la extensión territorial de la Delegación, con su número de habitantes, las edades y la economía de la población. De modo que se determinó el índice simple del número de metros cuadrados de espacios de recreación, y luego el índice compuesto de m² por habitante, así como el porcentaje (%) de superficie delegacional dedicada a los espacios de recreo, siendo este el marco de referencia general. (Tabla 2).

De tal manera que el primer desagregado es el marco de referencia temporal donde encontramos que el índice más alto se encuentra para espacios de uso Semanal-Mensual, aquellos a los que se acude de manera esporádica y ocasional, que denominamos Espacios Metropolitanos. Estos espacios que tienen características de impacto metropolitano fueron: el Parque Tezozómoc (30 has.), el Deportivo Reynosa (22 has.), y la Alameda Norte (17 has.). Su ubicación se encuentra cerca de los límites con los municipios vecinos del Estado de México, por lo que tienen asistencia de personas de estos municipios y de otras delegaciones cercanas, sobre todo los fines de semana, no ocurre lo mismo con el resto de espacios de uso de fin de semana que tienen impacto en las colonias y barrios aledaños. Destaca de ellos, el diseño del Parque Tezozómoc, en el que intervinieron arquitectos paisajistas reconocidos, poetas e historiadores para crear un espacio muy grato donde se puede dar la convivencia familiar en el fin de semana, tal y como se pudo constatar en los registros de ocupación del espacio.

Con un índice menor se encuentra la Recreación Semanal, donde se ubican espacios como la plaza central delegacional (el corazón de la delegación), plazas y parques de colonia y/o barrio (los corazones de los mismos), Casas de la Cultura y Centros deportivos, que en su contenido espacial y conforme a su carácter, satisfacen la recreación mental los primeros, y el último, la recreación física.

El marco de referencia del carácter de la recreación evidencia los datos iníciales mostrando que había una mayor superficie para la Recreación Mental (1.50 m²/hab), que para la Recreación Física (1.38 m²/hab). Al analizarse el dato con especificidad, se muestra que la mayor aportación para el índice de espacios para el recreo mental se debe a la contabilización de las áreas verdes del Parque Tezozómoc y de la Alameda Norte, (1.03 m²/hab). (Ver imagen 7).

En lo que se refiere a la Recreación Física, observamos nuevamente una concentración en los espacios metropolitanos de uso semanal-mensual, sobre todo por la contabilización de espacios del Deportivo Reynosa. El resto de la oferta recreativa de tipo Físico se concentra en Deportivos como el Parque Ceylán, el Renovación Nacional, el San Juan Tlihuaca, entre otros, que son de uso predominante semanal, y presentando índices muy bajos para la recreación física cotidiana.
En cuanto a los centros deportivos podemos anotar que su funcionamiento se ve limitado sustancialmente a un sector de la población debido a la promoción, que bajo nuestra percepción, pareciera ser que es la única alternativa, el fútbol, cuya administración se ha convertido en un lastre y en un freno para otras expectativas que debieran ofrecerse como espacio recreativo.


No se registró variedad de actividades, sino más bien una concentración en el juego de  futbol, que es la que ocupa más superficie (1 hectárea para 22 jugadores durante 2 horas del tiempo libre de fin de semana), con menores índices se encuentran las actividades para jugar beisbol y basquetbol. Llama la atención que sólo hay una alberca pública en el Deportivo Reynosa, que después de 10 años sin funcionar fue puesta de nuevo en marcha para dar servicio en el 2011, y algunas actividades de atletismo como pista para correr, lanzamiento de martillo o bala están en muy malas condiciones, y sólo pueden utilizarse cuando no hay partido de futbol.

En el marco de referencia de la edad, se percibe que no hay una correspondencia entre el porcentaje de población infantil hasta 12 años (22.4% del total poblacional) y su dotación de espacios recreativos, ya que los índices nos muestran que sólo se les dedica a los niños un 8% de la superficie recreativa (0.25 m²/hab), mientras que para la población mayor de 12 años, se les dedica el restante 92% del espacio recreativo (2.63 m²/hab).También llama la atención que aún en los espacios metropolitanos, no se dotó de espacios amplios para los niños, ya que su índice es muy bajo (0.01 m²/hab).

Para que el habitante de Azcapotzalco pueda hacer uso del espacio recreativo necesita que éste tenga ciertas condiciones de localización y operación, ya que bajo ningún concepto se debe poner en riesgo la vida o integridad física de la persona que acude a los lugares de recreo, así que se juzgó necesario realizar una evaluación cualitativa de estas condiciones.
Se observó que un 7% del total de los espacios están mal localizados, principalmente por el hecho de encontrarse en contacto directo con vías vehiculares peligrosas, donde hay camellones con cables de alta tensión u oleoductos de PEMEX (Petróleos Mexicanos). Si se resta ese 7% de espacios peligrosos por su mala localización, el índice total baja a 2.68 m2/hab. Este dato desagregado corresponde al marco de referencia operacional y de localización.

En cuanto a las condiciones de operación, se encontró que un 15% de los espacios recreativos se encontraba en malas condiciones de operación o fuera de servicio (como el caso de la única alberca de la delegación del Deportivo Reynosa-Azcapotzalco). Si se resta ese 15% de espacios que no pueden funcionar, el índice total baja a 2.45 m²/hab.

En ambos casos, estos porcentajes afectan a los índices reales de utilización del espacio, ya que, espacios mal localizados o fuera de servicio, no pueden ser utilizados por la población. Un elemento adicional a considerar fue observar si las barreras arquitectónicas para las personas con discapacidad estaban o no resueltas, y resultó muy preocupante observar la carencia de rampas, y mobiliario urbano, aunque fuera sólo para que la persona con discapacidad pudiera acudir como observador de la actividad; no hubo un solo espacio recreativo dedicado para ellos.

Por último, en cuanto a la evaluación cualitativa del diseño de los espacios, sólo se observó al Parque Tezozómoc como un espacio que presentaba alternativas recreativas de diseño, el resto de los espacios fueron ideados sobre parámetros tradicionales (como canchas formales reglamentarias), sin variaciones ni aportaciones conceptuales, formales ni paisajísticas).

RESUMEN DE LOS DATOS DESAGREGADOS Y TOTALES.

La investigación arrojó datos duros, reales, diseccionados cuidadosamente acorde a las variables tiempo, espacio y economía de la población, que de los espacios recreativos es lo que se ofrece al habitante de la Delegación Azcapotzalco. Indican de manera sobresaliente las grandes carencias que existen en este rubro en el espacio político mencionado. Índices que manifiestan por sí mismos el olvido, el desinterés de las autoridades responsables, resultado del profundo desconocimiento de este campo tan importante para el desarrollo integral del ser humano, y que hoy constituye nuestro tema de estudio.

Los datos que resultan, que están a la vista y por los cuales no es posible engañarse ni ser engañado, muestran detalladamente la condición que guardan los espacios recreativos: se observa cómo este campo del conocimiento que refiere a una necesidad natural, no ha sido atendido en su justa dimensión, dejando de lado las bondades y los beneficios que social y humanamente representa la actividad recreativa y su espacio.
 
 
Este artículo también se encuentra a disposición de los lectores en formato pdf
portada
Contra-portada
Información Biográfica

Humberto Rodríguez: García. Arquitecto Especialista en Paisajes y Jardines. Universidad Autónoma Metropolitana. México, D.F. Correo electrónico: hrg@correo.azc.uam.mx
María de Lourdes Sandoval Martiñon. Maestro en Arquitectura. Universidad Nacional Autónoma de México, México, D.F.
Correo electrónico: smm@correo.azc.uam.mx
Karina Piedras. Arquitecto por la Universidad Autónoma Metropolitana. México, D.F.
Correo electrónico: ka.piedras@gmail.com
Aarón Csra Castañeda. Arquitecto por la Universidad Autónoma Metropolitana. México, D.F.
Correo electrónico: aacecama@msn.com

María de Lourdes Sandoval Martiñón, Humberto Rodríguez García, Karina Piedras Reyes
Aarón César Castañeda Martínez
CONCLUSIONES

En esta investigación, de tipo experimental, se trató de ofrecer al estudioso del tema, a la población en general y a las autoridades, datos reales, puntuales y específicos del verdadero comportamiento de los Espacios de Recreación dentro de una unidad territorial.

Estamos preparando una segunda investigación, cuyo objetivo es generar propuestas de Planeación del Espacio Recreativo, en donde en una primera fase se localicen espacios potenciales de Recreación  (dado que la delegación no cuenta con reservas naturales territoriales porque el 100% del suelo es de uso urbano, aprovechar los espacios ya sin uso industrial -como el antiguo rastro- y los lotes baldíos). En una segunda fase se planea ordenar de manera sistemática los diversos proyectos que se han desarrollado a lo largo de varios años en los cursos de diseño a nuestro cargo, a manera de una propuesta de un Sistema integrado de espacios de recreación, tanto en un sistema macro a nivel delegacional, como en subsistemas a nivel barrial. Se propone incluir mejoras de las condiciones de operación de los espacios existentes a través de la Regeneración, Reestructuración o Remodelación de deportivos, que atiendan el factor de multiplicación de actividades de recreo, tanto en el aspecto de la recreación física, como la mental; que las propuestas sean nuevas, alejadas del cartabón de las canchas formales, sobre todo para la recreación cotidiana, y se acerquen a la arquitectura recreativa, que además de mejorar el aspecto urbano de la delegación, cumplan con las expectativas de Recreación del habitante.

Deseamos que la percepción que de su espacio vital tenga el habitante de esta delegación, que es periférica, de corte industrial y sin reservas naturales, sea la de un entorno amable, que permita la re-creación del Hombre Nuevo, por lo que podemos resumir que el propósito de nuestra investigación, de la cual hoy presentamos la primera etapa de diagnóstico, sea el de ofrecer a la población espacios recreativos en la medida justa y conveniente a la cual tienen derecho, en aras de que su CALIDAD DE VIDA  y que corresponda a los parámetros de una comunidad urbana digna.

Bibliografía

DEPARTAMENTO DEL DISTRITO FEDERAL (DDF). (1997). Conformación histórica de la Ciudad de México. En: Ciudad de México- Desarrollo urbano visión 2020. México: Noriega; Departamento del Distrito Federal, 3-33.
INEGI, Gobierno del Distrito Federal, (2001) Cuaderno estadístico delegacional Azcapotzalco, Distrito Federal. México: GDF.
LEZAMA, J. L. (2010). Teoría social, espacio y ciudad. México: El Colegio de México AC, Segunda reimpresión.
PROGRAMA DELEGACIONAL DE DESARROLLO URBANO DE AZCAPOTZALCO (1997). Ciudad de México- Desarrollo urbano visión 2020. México: Noriega; Departamento del Distrito Federal, 143-154.
RODRÍGUEZ GARCÍA, H., SANDOVAL MARTIÑÓN, MA. DE L.(2010). Calidad de vida. Los espacios de recreación. Hacia una planeación integral. Delegación Azcapotzalco. México: Universidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco.
SÁNCHEZ RUIZ, G.G. (2002). Planificación y Urbanismo de la Revolución Mexicana, los sustentos de una nueva modernidad en la Ciudad de México 1917-1940. México: Universidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco, Asamblea Legislativa del Distrito Federal.
SÁNCHEZ RUIZ, G. G. (2008). Planeación Moderna de Ciudades. México: Editorial Trillas S.A de C.V.

Fuentes en internet.
CONTRERAS, C. Informe final del XVI Congreso Internacional de Planificación y de la Habitación. [en línea] (1939). México, Revista Digital Cendiap. [fecha de consulta: 13 de abril de 2011] Disponible en: <<http://discursovisual.cenart.gob.mx/dvwebne08/diversa/divsemale.htm>>
Cultura Colectiva: http://www.culturacolectiva.com/
Dirección General de Compilación y Consulta del Orden Jurídico Nacional (OJN) [en línea] Programa Delegacional de Desarrollo Urbano de Azcapotzalco [fecha de consulta: 3 de febrero de 2007] Disponible en:
http://www.ordenjuridico.gob.mx/Estatal/DISTRITO%20FEDERAL/Delegaciones/Azcapotzalco/AzcPro01.pdf>
Instituto Nacional de Geografía y Estadística: http://www.inegi.org.mx/
Sistema de  Administración Tributaria: http://www.sat.gob.mx/